Las reservas marinas en las Islas Baleares

 

Descripción

La reserva marina con 5.085 hectáreas, está situada en el litoral de la costa de Tramuntana de Menorca y fue declarada en 1999 (BOIB nº 81, de 24 de junio). Se caracteriza por su buen estado de conservación y por el elevado atractivo de la naturaleza y del paisaje que contiene, y esto es válido también para sus fondos, que muy cerca de la costa ya superan los 30 metros de profundidad.

descripcio

La presencia de bahías, calas, acantilados y una amplia zona marcada por la isóbata de los 45 metros, confieren a la reserva una elevada diversidad de hábitats. En su momento se han llegado a contabilizar hasta 35 comunidades diferentes con unas 628 especies bentónicas, la mayoría de las cuales son algas rodofíceas, peces y moluscos.

Por su interés ecológico, destacan: el arrecife de posidonia de sa Nitja, las comunidades superficiales de algas del género Cystoseira, la gran variedad de comunidades infralitorales fotófilas y las extensas zonas rocosas, con una buena representación de especies bentónicas de gran interés conservacionista. Entre estas últimas, destacan especies como el coral rojo (Corallium rubrum), los moluscos como la nacra (Pinna nobilis) o el dátil de mar (Lithophaga lithophaga), y crustáceos como la langosta (Palinurus elephas) y la cigala (Scyllarides latus).

Por otro lado, la bahía de Fornells, de fondos predominantemente blandos, presenta unas características ecológicas particulares, con importantes comunidades de fanerógamas marinas como la Cymodocea nodosa y la Zostera noltii, así como fondos de algas con sistemas rizoides de fijación, como la Caulerpa prolifera, la Flabellia petiolata y la Halimeda tuna. Una parte de esta bahía está gravemente degradada por la actividad de acuicultura que se llevó a cabo al finales de los años ochenta, la inclusión dentro de la reserva marina tiene que permitir su regeneración natural.

imatge