Volver

Las reservas marinas en las Islas Baleares

Las reservas marinas en las Illes Balears

Las reservas marinas son figuras de protección mediante las cuales se regulan los usos y la explotación del medio marino, con objeto de incrementar la regeneración natural de los recursos y de conservar los ecosistemas marinos más representativos.

Así, dentro del ámbito de las reservas, existe toda una serie de limitaciones de actividades y se establecen zonas de protección especial en las que se restringe totalmente la actividad extractiva. Estas zonas se ha comprobado que actúan como focos de alevinaje y que proliferan las especies comerciales en toda su área de influencia. Por tanto, las reserves son, además de figuras de protección de ecosistemas y de especies, instrumentos de gestión pesquera que permiten una explotación sostenible de los recursos.

Con estos objetivos generales, el Govern de les Illes Balears impulsó la creación, en 1999, de tres reservas marinas, de manera que se adelantó a las obligaciones que le corresponden en virtud del Protocolo sobre las zonas especialmente protegidas y la diversidad biológica del Mediterráneo (BOE nº 302, de 18 de diciembre de 1999). Desde entonces, se ocupa de la gestión, con el asesoramiento de las comisiones de seguimiento, órganos integrados por representantes de las administraciones públicas, cofradías de pescadores, asociaciones de pescadores recreativos, clubs náuticos, grupos conservacionistas y otros colectivos relacionados.

En las Islas Baleares hay nueve reservas marinas: la de la Bahía de Palma, comprendida entre el Club Náutico de s'Arenal y el cabo de Regana, declarada en 1982; la del Norte de Menorca y la de los Freus de Ibiza y Formentera declaradas en 1999. En 2002, se declaró la Reserva Marina del Migjorn de Mallorca, al sur de la isla. El año 2004 se declararon las reservas de la isla del Toro y la de las islas Malgrats. En 2007 se declaró la Reserva Marina del Levante de Mallorca, simultáneamente con la de Cala Rajada de ámbito estatal. En 2016 se declaró la Reserva Marina del Freu de sa Dragonera y finalmente en 2018 se ha declarado la Reserva Marina de sa Punta de sa Creu de Formentera. El conjunto supone unas 58.700 ha de espacio marino protegido mediante estas figuras.

Las medidas de gestión que ha impulsado progresivamente el Govern de les Illes Balears son la vigilancia por mar y tierra para controlar las actividades, la instalación de carteles informativos y el desarrollo del seguimiento científico y pesquero, consistente, particularmente, en el seguimiento de la evolución de las poblaciones y capturas de peces comerciales, para verificar el deseable "efecto reserva" que supone el incremento del número de individuos y de las tallas. Después de años de funcionamiento de las reservas, los resultados positivos son significativos.

 

Reservas marinas de las Illes Balears