Volver

Las reservas marinas en las Islas Baleares

Descripción

La Illa de l’Aire es un pequeño islote, de unas 45 ha, situado en el extremo suroriental de la isla de Menorca, aproximadamente a 1.500 m de su costa.

Del fondo marino destacan las praderas de presentes en el freo entre la Illa de l’Aire y Menorca, así como las comunidades de Posidonia oceánica fondo rocosos que rodean el islote. La naturaleza calcárea de la zona favorece la presencia de numerosas cuevas y cavidades en las rocas, lo que hace la Illa de l’Aire muy atractiva para los buceadores. Además, en esta zona suelen converger corrientes, lo que la convierte en una zona muy productiva y con un gran potencial para albergar poblaciones de peces diversas y con elevada biomasa. Se han inventariado hasta 634 especies marinas diferentes, entre las que destacan las algas, con una notable representación de las del género protegido Cystoseira, y 31 comunidades bentónicas diferentes.

desc_Illa de l´Aire aplicació.2.jpg

Asimismo, la zona incluye parte del Lugar de Interés Comunitario (LIC) Punta Prima - Illa de l’Aire (ES 5310073). Por otro lado, se ha de mencionar la declaración de la zona submarina que rodea la Illa de l’Aire como bien de interés cultural (BIC), con categoría de zona arqueológica, en el año 2010. La delimitación del BIC comprende un área rectangular que incluye quince yacimientos arqueológicos subacuáticos, diversos pecios y anclas.

El estudio científico presentando por el Consejo Insular de Menorca ha puesto de manifiesto que la comunidad íctica en el entorno de la Illa de l’Aire es rica y variada, pero que la presencia de especies de peces vulnerables a la pesca es inferior a la potencial, al detectarse una elevada presión de la pesca submarina. En la zona se llevan a cabo actividades que tienen una relación directa con los recursos pesqueros: la explotan, aunque esporádicamente, las embarcaciones profesionales de artes menores de Maó y es objeto de pesca recreativa de cierta intensidad, tanto de superficie (volantín y costa) como submarina. También se practica de forma regular el buceo recreativo turístico, con una estimación de 2.000 inmersiones anuales.

Para recuperar poblaciones de peces próximas a las potenciales, es necesario regular estas actividades para que las autorizables se practiquen de forma compatible con la conservación de la riqueza biológica y de los recursos marinos vivos. La creación de una nueva reserva marina en las aguas interiores del entorno de la Illa de l’Aire producirá un incremento substancial de las poblaciones de peces comerciales dentro de la Reserva Marina y sus alrededores, lo que favorecerá al sector pesquero artesanal de Maó y las actividades económicas relacionadas con la observación de los peces.