Volver

Servicio de Sanidad Forestal

Gibberella circinata Nirenberg & O'Donell

Anamorfo: Fusarium circinatum Nirenberg & O'Donell

 

Què es?

Es un hongo ascomicete de la familia Nectriaceae. Antes que se descubriera su teleomorfo, era conocida con el nombre de su anamorfo, Fusarium circinatum.

Consultau aquí el llistat A2 de plagues de quarantena     Provoca cancros  en ramas y troncos de coníferas, sobretodo del género Pinus. Está recogida en  la lista A2 de organismos de cuarentena de la OEPP (si quiere consultar la lista en la página web de la organización, haga clic en el logotipo).
A qué espècies afecta?

Afecta a unas cincuenta especies de pino (Pinus sp), y también al abeto Douglas (Pseudotsuga menziesii). En España la especie más susceptible és el Pinus radiata; hay otras especies que también son bastante susceptibles, como el pino piñonero (Pinus pinea) y el pino canario (P. canariensis), usados con frecuencia en nuestras islas como árboles ornamentales en parques i jardines. El pino carrasco (P. halepensis) presenta una susceptibilidad intermedia al hongo.

En la imagen adyacente se puede observar una planta joven seriamente dañada (Foto: Nieves Ibarra). 

     Foto: Nieves Ibarra

Qué síntomas presenta la enfermedad? Qué daños origina?
Es una enfermedad que puede afectar a las especies susceptibles en cualquier estadio de su desarrollo, de tal manera que los síntomas son diferentes en función del estadio.

Foto: Estación fitopatoloxica do Areeiro

Foto: EFA, Galicia.

   

En pies adultos, la infección habitualmente empieza con una pequeña herida o cancro, y la consiguiente muerte progresiva de ramillas. Las acículas se van marchitando, se vuelven cloróticas y despues rojizas y marronosas, y la resina se acumula en la superficie de la rama.

Cuando estos síntomas se producen de forma repetida, el árbol muere de manera progresiva.

Durante este proceso pueden aparecer también abundantes exudaciones de resina en el tronco y en las ramas más gruesas (ver, adyacente, la fotografía de la Estación Fitopatolóxica do Areeiro, EFA, Pontevedra), cosa que acelera el decaimiento del árbol, pues con el anillamiento del tronco muere finalmente.

Las plantas jóvenes de pino pueden ser atacadas por el hongo proveniente de semillas infectadas, lo que provoca normalmente la pudrición del hipocótilo i el consiguiente colapso de la planta durante su desarrollo. Las acículas se van marchitando de forma ascendente, desde el cuello hasta el ápice de la planta. Es frecuente observar, además, un cancro en el cuello de la planta.

A pesar de lo descrito, la identificación final de la enfermedad debe ser confirmada por un laboratorio especializado.

Cómo se transmite?
Gibberella circinata se propaga localmente a través del viento, los insectos y la lluvia. A pesar de ello, debido a que el hongo por si mismo es incapaz de penetrar directament a través de los tejidos de un árbol sano, la propagación en áreas forestales en buen estado fitosanitario es lenta (OEPP, 2005). En la siguiente imagen se observa una vista general de las plantas de Pinus radiata infectadas en vivero.

Si existen poblaciones significativas de insectos perforadores, el hongo puede aprovechar los orificios que hacen estos insectos en los troncos para penetrar en éllos e infectar el árbol. Los insectos de los géneros Pityophtorus, Brachyderes, Hylurgops, Ips y otros escolítidos, pueden así actuar como vectores de la enfermedad. En cambio, la dispersión a largas distancias se debe al transporte humano de mercancias infectadas.    

Foto: Elena Landera

Foto: Elena Landera

En que países se encuentra?

Mapa de distribució de l'espècie (OEPP)

   

Según la distribuciónde la enfermedad en el mundo (ver el mapa de la OEPP  clicando en el mapa adyacente), parece que el hongo tiene dificultades para sobrevivir en condiciones de baja temperatura; además, la baja humedad tambiés le es un limitante. Esto explicaría su mayor presencia en zonas costeras.

Se considera endémica de México (Gobierno de Aragón, 2009), pero se ha detectado también en California y la costa este de EE.UU., Haití, Japón, Chile, Iraq, Sudáfrica y España. En España se detectó oficialmente en 2004 en Asturias y Cantabria. Desde entonces se ha detectado también en Galícia, País Vasco y Navarra.

Actuaciones del Servicio de Sanidad Forestal

Puesto que no hay métodos de control eficaces, es importante hacer prospecciones periódicas; esto es, prevenir su entrada. De hecho, la Decisión comunitaria 2007/433/CE establece que los estados miembros deben hacer prospecciones oficiales anuales. El Servicio de Sanidad Forestal las lleva a cabo cada año para hacer un seguimiento de la presencia o no del patógeno en las islas.

A su vez, es importante por parte de los trabajadores del sector, adoptar hábitos de higiene en los trabajos forestales y, en especial, en las labores que se realicen en los viveros con planta susceptible de ser infectada.

Aparte, la Sección de Sanidad Vegetal de la DG de Medio Rural y Marino se encarga de hacer prospecciones en viveros.

 

En los siguientes links encontraréis más información:

Ficha descriptiva.

 

Si detecta cualquier pino que presente los síntomas descritos, póngase en contacto con el Servicio de Sanidad Forestal al teléfono 971 17 66 66.

Referencias bibliográficas

Además de la documentación propia del Servicio:

-GOBIERNO DE ARAGON (2009). Chancro resinoso del pino. Informaciones técnicas. 1/2009. Departamento de Medio Ambiente. Zaragoza.

-OEPP (2005). Gibberella circinata. Bulletin OEPP/EPPO. Butlletí núm. 35, pàg. 383-386.