Volver

Servicio de Ganadería - Sanidad Animal

Influenza Aviar

La influenza aviar (IA) es una enfermedad grave y muy contagiosa provocada por el virus del género Influenzavirus A, que afecta a las aves de corral, otras aves cautivas y aves silvestres, y que puede propagarse a mamíferos como los cerdos y las personas.

Hay varias cepas de virus de influenza aviar, que se suelen clasificar en dos categorías: influenza aviar poco patógena, con ausencia o presencia leve de signos clínicos; e influenza aviar altamente patógena, que produce signos clínicos graves y / o alta mortalidad.

La declaración obligatoria de la enfermedad corresponde a dos serotipos, en particular H5 y H7, de acuerdo con el Código sanitario de los animales terrestres de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE).

El subtipo altamente patógeno H5N1 infectó por primera vez el ser humano en 1997, durante un brote registrado en China. Desde su reaparición en 2003 y 2004, este virus aviar se ha propagado de Asia a Europa y África, y ha producido millones de casos de infección en aves de corral de algunos países y a cientos de personas, y ha producido, en muchos casos, la muerte. Este hecho creó un estado de alarma social que provocó un mayor control en todos los aspectos relacionados con las aves, que se trasladó a normativa diversa que ha cambiado de forma rápida durante estos años, según los conocimientos técnicos y la experiencia adquirida.
El programa de vigilancia tiene como objetivo la detección de la enfermedad mediante una vigilancia activa y pasiva, y el establecimiento de las medidas de control y erradicación que se deberían adoptar, en el caso de animales positivos, para evitar la difusión del virus a otros animales y personas. El programa de vigilancia se basa en las recomendaciones establecidas en la Decisión 2010/367/EU.

El objetivo de la vigilancia activa en aves de corral es la detección de las infecciones subclínicas de IA de baja patogenicidad de los subtipos H5 y H7, como complemento de los sistemas de detección precoz, para evitar su diseminación y prevenir la posible mutación a cepas de alta patogenicidad. Por ello, se lleva a cabo un muestreo representativo mediante pruebas serológicas estratificadas en virtud de cada categoría de ave (gallinas ponedoras en régimen extensivo, gallinas reproductoras, aves de caza y de cría, gallináceas y ratites), por lo que las muestras se puedan considerarse representativas de todo el territorio.

También se ha de hacer la vigilancia pasiva en aquellos casos de sospecha por comunicaciones de síntomas clínicos compatibles con la enfermedad. En estos casos los servicios veterinarios oficiales deben hacer una evaluación de riesgo con diversas actuaciones según su resultado (archivo, vigilancia y encuesta epidemiológica, muestras ...).

El Servicio de Ganadería elabora anualmente el programa en el ámbito de las Islas Baleares para la aprobación posterior por parte del director general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. La toma de muestras que se prevé en el programa la lleva a cabo el personal de los Servicios Centrales del Servicio de Ganadería o de los servicios oficiales de los consejos insulares. En casos de sospecha o animales positivos a la enfermedad, los servicios veterinarios de SEMILLA deben actuar de refuerzo siguiendo las instrucciones del Servicio de Ganadería.