Volver

Salud ambiental

Preguntas y respuestas sobre los cloruros en el agua de consumo

 

¿Qué son el cloruro y el sodio?
Son dos elementos que conjuntamente forman el cloruro sódico (C1Na), que es la sal común.

¿Cuáles son las causas de la presencia de cloruro y de sodio en el agua que consumimos?.
Proceden de la intrusión del agua del mar o de aguas residuales o de vertederos industriales cuando, por ejemplo, se utiliza sal para descongelación.

¿Cómo estamos expuestos al cloruro y al sodio?
La principal fuente de cloruro y sodio son los alimentos, a través de la sal. El cloruro y el sodio ingeridos a través del agua de consumo representan sólo un 2% del total ingerido.

¿Cuáles son los efectos perjudiciales conocidos del cloruro y del sodio para la salud de las personas?
Los seres humanos necesitan sal, pero actualmente en los países ricos, consumimos cantidades más de diez veces superiores de las que necesitamos (menos de 1 g. por día).

El consumo elevado de sal produce hipertensión arterial, ya que los riñones no son capaces de liminar la que sobra. Este problema se incrementa con la edad. El consumo elevado de sal, además, empeora los problemas de corazón y de las arterias, sobre todo en las personas con obesidad.

En las mujeres, el consumo elevado de sal después de la menopausia podría facilitar la aparición de osteoporosis, al aumentar la pérdida de calcio.

En las personas con úlcera de estómago, el consumo elevado de sal favorece la aparición de otros problemas.

Además de los efectos perjudiciales sobre la salud, la salinización del agua puede incrementar la corrosión de metales en el sistema de distribución y perjudica los cultivos.

¿Cuáles son los grupos de población más sensibles a los efectos perjudiciales del cloruro y del sodio?
Principalmente los bebés alimentados con lactancia artificial y los ancianos con hipertensión arterial y/o con alteraciones en los riñones.

En segundo lugar, las personas con problemas de corazón y en las arterias, las personas obesas, las personas con úlceras de estómago y, en general, las mujeres después de la menopausia.

¿Cuál es el nivel seguro de cloruro y sodio en el agua de consumo?
Hasta el momento actual, la Organización Mundial de la Salud no ha establecido un valor guía máximo de cloruro y de sodio en el agua de consumo, basado en criterios de salud. Ello es a causa de que, aunque hay suficientes pruebas científicas sobre los efectos perjudiciales del consumo elevado de sal, no lo hay sobre la responsabilidad que tiene el cloruro y el sodio del agua, que como ya hemos dichorepresenta un porcentaje bajo del total de la sal que ingerimos.

¿Qué se ha de hacer para evitar los efectos perjudiciales del cloruro y del sodio?
Cuando el agua de consumo tiene >250 mg/l de cloruro ó >200 mg/l de sodio es muy probable sentir un gusto salado, por lo que normalmente se rechaza para beber. Para los grupos de población más sensibles, se recomienda:

Lactantes: si la lactancia natural no es posible, se recomienda preparar los biberones con agua embotellada vigilando que tenga < 25 mg/l de sodio. Si se ha de utilizar agua del grifo, verificar que no tenga niveles elevados de nitratos y/o cloruros y hervirla, pero sólo 1 minuto, ya que ebullición más prolongada incrementa los niveles de nitratos, de cloruros y de sodio.

Personas ancianas con hipertensión arterial y/o afectación de los riñones: se recomienda no utilizar agua del grifo si tiene valores elevados de cloruro (>250 mg/l) o de sodio (>200 mg/l) ni para beber ni para hacer café ni para cocinar.

Personas con problemas de corazón, de arterias o con úlceras de estómago y mujeres después de la menopausia: se recomienda no beber el agua si tiene niveles elevados de cloruros y de sodio. Se puede utilizar para hacer café y para cocinar, pero sin añadir sal después.

¿Cómo se puede saber cuál es el contenido de cloruro y de sodio del agua de la red de suministro?
Como ya hemos dicho, a partir de los 250 mg de cloruro y/o 200 mg de sodio es muy probable sentir el gusto salado del agua. Cuando el valor de cloruros supera los 500 mg/l, los responsables del abastecimiento (ayuntamientos o empresas gestoras) tienen la obligación de comunicarlo a la población. Podéis conocer los niveles de cloruros del agua de vuestra zona de abastecimiento consultando al Ayuntamiento o directamente a la entidad gestora del servicio municipal.

¿Qué hace la Dirección General de Salud Pública y Participación de la Consejería de Salud y Consumo ante un exceso de cloruro y de sodio en el agua de consumo humano?
Las actuaciones relacionadas con la presencia de cloruros en las aguas de consumo humano se centran en el control analítico de las aguas y en actuaciones específicas para minimizar el riesgo.

Además de los autocontroles analíticos que han de realizar los ayuntamientos o las entidades gestoras del suministro de agua para dar cumplimiento al Real decreto 140/2003, la Dirección General de Salud Pública, ejerce la vigilancia sanitaria según las directrices generales del programa que se ha publicado recientemente, y realiza analíticas completas de manera periódica.

Actualmente, los resultados de los análisis efectuados en las redes de distribución son remitidos a las entidades gestoras cuando se detecta algún problema, mediante un informe técnico que insta a los responsables del suministro a efectuar las actuaciones oportunas, y supervisa la corrección de esta situación. También se informa de estas actuaciones a los ayuntamientos cuando la gestión del suministro se realiza se realiza de forma indirecta