Volver

Razas autóctonas de las Illes Balears

Can de toro


Características más destacadas

La cabeza es grande y maciza y la cara muy musculada a causa del gran desarrollo de los maxilares. El hocico es amplio y cónico, de una longitud aproximada a un tercio de la cabeza. La trufa es siempre negra. Los ojos son grandes y ovalados, de color oscuro, sin dejar ver la conjuntiva. Las orejas son pequeñas y echadas hacia atrás y curvadas, lo que ocasiona que muestren el pabellón auricular. Los labios son negros y el superior se superpone al inferior hasta la mitad del hocico. La comisura es marcada pero no ostensible.

Can de toro - Características más destacadas

El cuello, fuerte y grueso, es un poco alargado, pero siempre bien proporcionado. El cuerpo es también un poco alargado, con el pecho amplio y bien marcado y el costillar cilíndrico y profundo, en tanto que el vientre es un poco recogido. La grupa, un poco más alta que la cruz, es inclinada y un poco más estrecha que el tórax. La cola, que es gruesa en su inicio, va disminuyendo de grosor hacia la punta, llegando hasta los corvejones.

Las extremidades son moderadamente cortas, las posteriores más largas que las anteriores, fuertes y bien musculadas. Los pies son fuertes, con dedos anchos, que dan en su conjunto una forma redondeada.

La piel es gruesa, bien pegada al cuerpo, excepto en los carrillos, donde a veces presenta algunos pequeños pliegues, e inicios del cuello, donde puede formar una ligera papada.

El pelo es corto y áspero al tacto.

Los colores reconocidos de esta raza son el atigrado, el leonado y el negro, deseables por este orden. Se admiten manchas blancas en pies, pecho y hocico, siempre que superen el 30% de la superficie corporal.

La marcha típica de este perro es el trote.