Volver

Razas autóctonas de las Illes Balears

Can de ganado


Características más destacadas

La cabeza es de perfil ligeramente triangular, maciza pero no pesada, proporcionada al cuerpo y con la longitud del cráneo igual a la de la cara o morro, que no debe acabar en punta. La trufa es negra y grande, con unos orificios nasales amplios. Los labios son de color negro, el superior cubre al inferior cuando la boca está cerrada, y su comisura casi no se nota. Los dientes están correctamente desarrollados, cerrando en tijera. Los ojos son algo reducidos, oblicuos y con el color del iris que varía entre el ámbar claro y el oscuro. Sus orejas son de dimensiones reducidas en relación al tamaño de la cabeza, tienen forma triangular, llegando su punta hasta el ángulo interior del ojo y su inserción es alta. El paladar es de color negro.

Can de ganado - Características más destacadas

El cuello es musculoso, fuerte, grueso y sin papada. El cuerpo es robusto y bien proporcionado, lo que da una sensación de fortaleza y agilidad. Dispone de una cruz marcada que está a la misma altura que la grupa. Su pecho es amplio, el costillar arqueado y la grupa redondeada, ancha, potente y musculosa. La línea dorso-lumbar es horizontal, nunca ensillada y el lomo es amplio y potente. La cola, de sección circular, ha de llegar, como mínimo, hasta el corvejón. En reposo, la cola cae con naturalidad un poco curvada hacia fuera, pero en acción, su posición es ondulante y alzada por encima de la horizontal, en forma de hoz.

Las extremidades son fuertes y bien aplomadas, con las manos y pies casi de liebre, con los pulpejos duros y oscuros y las uñas arqueadas, fuertes y negras.

La piel es elástica, sin arrugas, dura y de color gris claro.

El pelo es corto y pegado a la piel, siendo su longitud, a nivel de lomo, de 1,5 a 3 cm.

El único color admitido es el negro, con sus variedades de azabache, peceño y mate.