Volver

Procesos Electorales

Métodos de Votación - Voto presencial

La votación presencial o en mesa empieza a las 9.00 h del día de la jornada electoral. El presidente o presidenta de la mesa inicia la votación con las palabras "comienza la votación" y dicho proceso durará hasta las 20.00 h. Durante este periodo de tiempo, la mesa ha de estar formada en todo momento con al menos dos de sus miembros.

La Oficina del Censo Electoral envía a todos los electores una tarjeta censal en la que figura la sección en la cual está censado cada elector o electora y la mesa donde le corresponde votar, con la dirección del colegio electoral. También se puede consultar en el ayuntamiento o directamente en las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral cuál es la mesa que le corresponde según su domicilio y dónde se encuentra.

El elector o electora puede llevar su papeleta ya preparada en su sobre o bien seleccionar la papeleta de voto en el propio colegio electoral e introducirla en el sobre. Tiene que haber papeletas suficientes de todas las candidaturas en las cabinas o cerca de ellas.

Para preservar el secreto de voto, el elector o electora puede seleccionar su papeleta en la cabina, si así lo desea. Los electores se acercan a la mesa de uno en uno, personalmente y con su voto ya preparado. Solo en caso de incapacidad física, el elector o electora puede ser acompañado por otra persona para que le asista.

Una vez que llegue a la mesa, el elector o electora comunicará su nombre y apellidos al presidente o presidenta y justificará su identidad, exhibiendo el original del documento nacional de identidad (DNI), pasaporte o permiso de conducir, en el que aparezca la fotografía de la persona titular. Estos documentos tienen validez para este efecto e incluso, aunque estuvieran caducados, se permite acreditar la identidad del votante sin objeción alguna. En el caso de surgir alguna duda sobre esta identidad, la mesa decidirá su aceptación o no por mayoría de sus miembros.

En el caso de los extranjeros, la identidad se justificará con la tarjeta de residencia.

Identificado el elector o electora, los miembros de la mesa comprobarán su inscripción en el censo y, asimismo, que no haya votado ya ni haya solicitado el voto por correo. Una vez hechas estas comprobaciones, el elector o electora entregará por su propia mano el sobre de votación cerrado al presidente o presidenta. El presidente o presidenta, sin ocultar el sobre a la vista del público, dirá en voz alta el nombre del elector o electora y, añadiendo la expresión "vota", entregará el sobre o sobres al elector o electora, quien los depositará en la urna o urnas.