Volver

Vacunaciones

Protege a tu hijo contra la tos ferina: vacúnate, vacúnale


1. ¿Qué es la tos ferina?
La tos ferina, o coqueluche, es una enfermedad infecciosa respiratoria muy contagiosa que puede conllevar complicaciones graves. Los niños más pequeños son los que sufren formas más graves de la enfermedad, con más complicaciones, numerosos ingresos e incluso la muerte en algunos casos, sobre todo en los lactantes de pocos meses no vacunados ¿Como se contagia? La tos ferina se transmite por las gotitas que expulsan las personas que padecen la infección al toser, estornudar, hablar....

2. ¿Qué síntomas tiene?
El síntoma más característico es la tos, que dura semanas y a los niños más pequeños los puede llegar a producir asfixia. La enfermedad, sobre todo en adultos, puede ser muy parecida a un catarro y, por ello, es muy difícil saber si una persona con una tos duradera tiene tos ferina u otra infección respiratoria.

3. ¿Como se puede prevenir?
La mejor manera es la vacunación, que provoca la producción de anticuerpos protectores contra la enfermedad. Además, siempre que haya síntomas respiratorios (tos, moco, estornudos...) las personas afectadas deben protegerse la boca al toser, lavarse a menudo las manos con agua y jabón y no compartir objetos personales (muy especialmente pañuelos).

4. ¿Como se pueden proteger los niños más pequeños?
Con las medidas higiénicas habituales (evitar el contacto de personas con enfermedades respiratorias con niños muy pequeños, sobre todo si tienen tos de larga duración, lavado de manos frecuentes) y, sobre todo, con la vacunación:

  • Vacunación de los niños: la vacunación se inicia a los 2 meses de edad y es importante no retrasar la primera dosis, puesto que se ha visto que a partir de ésta ya disminuye la frecuencia de la enfermedad. Después de esta dosis, en las Islas Baleares las siguientes se administran a los 4, 6 y 18 meses y a los 6 años.
  • Vacunación de las embarazadas durante el tercer trimestre del embarazo (semanas 27 a 36): la madre produce anticuerpos protectores y los pasa al niño a través de la placenta. El niño nace con una protección que le durará al menos hasta el momento de recibir la primera dosis de vacuna infantil.

5. ¿Las mujeres que han padecido la enfermedad o que ya estaban vacunadas, deben vacunarse también?
Sí, porque tanto padecer la enfermedad como la vacuna protegen, pero en los dos casos la protección se va perdiendo.

A las 2-3 semanas tras la vacunación es cuando hay más producción de anticuerpos y el mejor momento para que pasen de la madre al niño es el tercer trimestre del embarazo. Por ello el mejor momento para vacunar es a partir de la semana 27.

Se recomienda no vacunar después de la semana 36 para asegurar que la mayoría de niños estén protegidos en el momento del nacimiento.

Deben vacunarse en cada embarazo, puesto que no hay ninguna seguridad de que la protección de la vacunación en un embarazo sea suficiente para el siguiente.

6. ¿Qué vacuna se utiliza?
La vacuna contra la tos ferina siempre se administra en una preparación que incluye otras vacunas. En embarazadas se utiliza un preparado que contiene la vacuna contra la tos ferina, el tétanos y la difteria, la vacuna dTpa.

7. ¿Es segura la vacuna durante el embarazo?
Los efectos secundarios en las embarazadas son los mismos que en el resto de la población y generalmente se trata de molestias o hinchazón en el lugar de la inyección.
La vacuna también es segura para los niños, no se han observado efectos secundarios fetales.

8. ¿Se puede vacunar al mismo tiempo contra la gripe y contra la tos ferina?
Sí, no hay problema por vacunar al mismo tiempo con estas dos vacunas. La única precaución es la habitual de poner las inyecciones con una separación entre ellas (por ejemplo, una en cada brazo)