Volver

Salud sexual

  
Las infecciones de transmisión (ITS)

Las infecciones de transmisió sexual (ITS) son un grupo de infecciones de gravedad variable, causadas por virus, bacterias o parásitos (infestaciones) que pueden transmitirse de una persona a otra, por contacto físico, durante las relaciones sexuales.  Estas infecciones también se conocen con los nombres de infecciones de transmisión genital, enfermedades de transmisión sexual o enfermedades venéreas

Algunas ITS también pueden transmitirse de la madre al bebé durante el embarazo (sífilis, VIH, herpes genital), el parto (VIH, clamidia, tricomoniasis, hepatitis B, herpes genital, gonorrea) o a través de la lactancia materna (VIH).

   

  

ITS MÁS FRECUENTES
Producidas por: Infecciones de transmisión sexual
Virus VIH
Molusco contagioso
Hepatitis A, B y C
Herpes genital
Virus del papiloma humano (VPH)
Bacterias Gonococia
Clamidia
Sífilis
Limfogranuloma venénero
Chancroide
Parásitos (infestaciones) Tricomoniasis
Sarna
Pediculosis pubis o ladillas púbicas

 

Cabe hacer una mención especial a VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), que es el causante del sida, por ser una ITS que se ha convertido en una epidemia de dimensiones mundiales.

Contar con información fiable sobre cuáles son las ITS, como se transmiten y como protegernos de ellas es fundamental para no infectarnos. Aun así, tener esta información no es suficiente a la hora de protegernos de las ITS, ya que existen una serie de falsas creencias sobre la posibilidad de contraer una ITS:

  • Tener una “pareja estable” nos protege: se suele relacionar la estabilidad de una pareja con la seguridad de que no existe posibilidad de que nos transmita una ITS. Debemos tener en cuenta que el amor y la confianza solos no nos protegen, lo que nos protege es el compromiso establecido de forma explícita de tener relaciones sexuales seguras.
  • Plantear el uso del preservativo es una muestra de desconfianza: algunas personas piensan que acordar el uso de preservativo es una forma de demostrar desconfianza, cuando es todo lo contrario.
  • Cuando una persona tiene una ITS se nota a simple vista: en algunas ITS los síntomas se presentan de forma tardía, o no son visibles y las personas que las sufren pueden transmitir la infección sin saberlo.
  • Sólo las personas con muchas parejas sexuales pueden contraer una ITS: en todos los contactos sexuales no protegidos (sexo anal, vaginal y oral) hay riesgo de ITS. Algunas ITS (herpes simple) y parasitosis (ladillas y piojos), también pueden transmitirse por contacto piel con piel.
  • Cuando se ha sufrido una ITS es imposible volver a tenerla: es posible contagiarse varias veces de la misma infección, aunque se haya tratado correctamente.