Volver

La cranca

Las reservas marinas en las Islas Baleares y la recuperación de la cranca

 

Actualmente en las Islas Baleares se está haciendo un considerable esfuerzo de creación de reservas marinas como herramientas de gestión pesquera y de mantenimiento de la biodiversidad. Las Islas Baleares cuentan con 7 reservas marinas en la actualidad (5 en Mallorca, 1 en Ibiza-Formentera y 1 en Menorca), así como con un Parque Nacional marítimo-terrestre (archipiélago de Cabrera). En todas estas zonas protegidas la captura de cranques está prohibida, y es obligatorio la devolución al mar del ejemplar capturado, ya sea vivo o muerto.

En el marco del esfuerzo que está haciendo el Gobierno de las Islas Baleares en la conservación de la biodiversidad marina, la Consejería de Agricultura y Pesca se ha planteado la repoblación de las reservas marinas sujetas a su gestión con juveniles de cranca, obtenidos de la cría en cautividad de la especie. La idea es que estas reservas sirvan de núcleos de exportación de biomasa que contribuyan a la recuperación de la cranca en el conjunto del archipiélago Balear, es decir, que en ellas los juveniles de cranca lleguen al estado adulto y puedan reproducirse, dispersando nuevas generaciones de juveniles por toda la zona costera. Por esto, el Laboratorio de Investigaciones Marinas y Aqüicultura (LIMIA) del Puerto de Andratx, que pertenece a la Dirección General de Pesca de la Consejería de Agricultura y Pesca está llevando a término, desde hace 3 años, un programa de recuperación de la cranca. En esta tarea el LIMIA cuenta con la financiación recibida del "Plan Nacional de Cultivo de Centolla" y del "Plan Nacional de Repoblaciones", aprobados ambos por la Junta Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR), dependiente de la Secretaría General del Mar (MARM), y en los que participan las CCAA de las Islas Baleares, Andalucía, Canarias, Cataluña y Murcia.

Gracias a la financiación obtenida por estos Planes, el año 2006 se localizó una pequeña población de cranques autóctonas en Formentera, con las cuales el LIMIA obtuvo la primera puesta en cautividad de la especie en España. Los años 2007 y 2008, a partir de ejemplares reproductores traídos de Córcega (puesto que no fue posible obtener reproductores de Formentera), se volvió conseguir la cría de la especie y se obtuvieron los primeros juveniles de cranca criados en cautividad de todo el Mediterráneo. Pero los juveniles obtenidos todavía son pocos y todos los avances científicos se consiguen lentamente. Tenemos esperanzas de que, a medio plazo, se podrán repoblar las aguas Baleares con nuevos juveniles de cranca mediterránea.

Todos ganamos si colaboramos. Podemos conseguir que la cranca no acabe desapareciendo y mejorar la población de esta.
Nos gustaría que todas las "cranques" capturadas en las Baleares sean los nuevos reproductores del Laboratorio (LIMIA). Por esto, tu colaboración es fundamental.