LOGO CAIB
Contingut
8 setembre 2015| <9ªL> Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca

La Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca reúne el Grupo de Acción del Moscard Tigre NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

La Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca reúne el Grupo de Acción del Moscard Tigre

La Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha reunido hoy, en Palma, el Grupo de Acción contra el Moscard Tigre, que se constituyó el año 2012 después de que se detectara esta especie invasora en Mallorca. Se trata de una herramienta de cooperación institucional, ya que “se supera el ámbito municipal”, ha asegurado la directora general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Caterina Amengual, quien ha presidido la jornada.
 
El Grupo, que se reúne cada medio año, tiene como objetivo determinar la estrategia de actuación y establecer las colaboraciones entre las administraciones para dar respuesta a “la extensión de la plaga”. Están representados los consejos insulares, los ayuntamientos, la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, la Consejería de Salud y el Laboratorio de Zoología de la Universidad de las Islas Baleares.
 
La cabeza del Servicio de Protección de Especies, Joan Mayol, ha confirmado la presencia del moscard tigre en Menorca, Mallorca y Eivissa, sobre todo a “las zonas del litoral”, y ha admitido que esta especie “ha venido para quedarse; no hay ninguna posibilidad de erradicarlo”. Por eso ha subrayado la importancia de minimizar la presencia en el ámbito municipal, y en particular en la gestión del agua.
 
Joan Mayol ha insistido en que se tienen que evitar “pequeños depósitos de agua en cossiols o plantas, ya que el moscard tigre no cría en piscinas o grandes balsas”, y ha recordado que si los depósitos de agua no se mantienen durante quince días las larvas acuáticas mueren, y que, por lo tanto, eliminarlas evita que el moscard prolifere. También ha explicado que esta especie se refugia en lugares sombríos y calientes, hecho por el cual “es frecuente que se refugien dentro de los coches y lleguen a los puertos de las Islas Baleares de la Península o de otras islas”.