LOGO CAIB
Contingut
26 octubre 2017| <9ªL> Conselleria de Salut

Son Espases acoge una jornada sobre el cribado y el diagnóstico prenatal de anomalías congénitas y preeclampsia NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad
El Hospital aplica estas técnicas preventivas a cuatro mil embarazadas al año de Son Espases y de Son Llàtzer

Son Espases acoge una jornada sobre el cribado y el diagnóstico prenatal de anomalías congénitas y preeclampsia

Unificar el cribado prenatal en las Islas Baleares y establecer indicadores de calidad para mejorar el diagnóstico son algunos de los objetivos
El Servicio de Análisis Clínicos y el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Son Espases han organizado una jornada sobre la actualización de las técnicas de cribado y el diagnóstico prenatal de anomalías congénitas y preeclampsia, que consiste en una subida de la presión arterial ocasionada por el embarazo que puede afectar tanto al feto como a la gestante.
 
En la Jornada se han planteado claramente tres objetivos: establecer métodos de cribado de los factores maternos y biomarcadores en el primero, el segundo y el tercer trimestre de la gestación que permitan seleccionar a las gestantes de riesgo; unificar el cribado prenatal en las Islas Baleares y establecer indicadores de calidad para mejorar el diagnóstico de anomalías congénitas, y establecer protocolos que ayuden a prevenir la preeclampsia y a mejorar la actuación clínica de esta afección.
 
La Jornada ha consistido en ponencias a cargo de profesionales sanitarios procedentes de los servicios de Análisis Clínicos, de Obstetricia y Ginecología y de Genética, tanto de Son Espases como de otros hospitales del resto del estado. Han asistido profesionales de la salud implicados en el diagnóstico prenatal y en la preeclampsia.
 
Las técnicas para prevenir anomalías cromosómicas
El cribado clásico de aneuploides se hace a todas las embarazadas entre la undécima semana del embarazo y la decimocuarta —entre la decimoquinta y la decimoctava en los casos de embarazadas que llegan tarde. Permite detectar posibles casos de síndrome de Down, entre otras anomalías cromosómicas, ya que a partir de los marcadores bioquímicos y ecográficos y de la edad de la madre se calcula la probabilidad de que el feto esté afectado por una anomalía cromosómica: si es alta, se hace una prueba invasiva (una biopsia corial o amniocentesis) y, a partir de ahí, se puede diagnosticar qué tipo de enfermedad cromosómica es. Otra de las técnicas de cribado prenatal aplicadas desde 2012 es la detección del ADN fetal en la sangre materna (DNA fetal).
 
Es importante remarcar que ambas técnicas son de cribado, pero la segunda es más efectiva —y también más cara—, ya que tiene una gran sensibilidad para diagnosticar el síndrome de Down (entre el 97 % y el 99 % de los casos), con un 0,1 % de pruebas invasivas, mientras que el cribado clásico de aneuploides tiene una sensibilidad del 90 % en las semanas 11ª y 14ª, con un 3 % de pruebas invasivas. En esta Jornada se ha planteado ofrecer a las gestantes de riesgo la detección del ADN fetal en combinación con el cribado clásico a fin de mejorar la detección del síndrome de Down y reducir el número de pruebas invasivas.
 
La aspirina como método preventivo de la preeclampsia precoz
La preeclampsia es una afección frecuente durante el embarazo; se trata de una complicación del periodo de gestación a causa de la hipertensión arterial, la alteración en la placenta y los daños en los riñones y en otros órganos, que tiene un grado de morbimortalidad muy alto, tanto para el feto como para la gestante. Afecta al 5 % de las mujeres embarazadas, aproximadamente.
 
Tal como se ha anunciado en la Jornada, los últimos estudios han descubierto que la aspirina puede prevenir la preeclampsia precoz: se ha descubierto que tomarla después de las doce primeras semanas del embarazo reduce el riesgo de sufrir esta afección, pero hay que decir que solo ayuda a prevenirla, no a tratarla. Es importante seleccionar la población de embarazadas con riesgo de sufrirla, ya que la aspirina puede tener efectos adversos o perjudiciales para la madre y para el feto.
 
Justo es decir que las gestantes afectadas no siempre presentan síntomas de preeclampsia, y por ello es de vital importancia detectarla precozmente por medio de un cribado que incluye factores maternos —como la toma de la presión arterial, marcadores ecográficos y biomarcadores placentarios— que pueden medirse al mismo tiempo que se hace el cribado de aneuploides.