LOGO CAIB
Contingut
8 abril 2021Conselleria de Medi Ambient i Territori

Planícia recupera más de 28 hectáreas para uso agrícola desde que es de titularidad pública NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

Planícia recupera más de 28 hectáreas para uso agrícola desde que es de titularidad pública

La gestión activa facilita la conservación de este espacio emblemático de la Serra de Tramuntana

El conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir, ha visitado, este jueves, la finca pública de Planícia, gestionada por el Institut Balear de la Natura (IBANAT), y donde se está desarrollando un plan de gestión agroforestal activa que ha permitido recuperar 28,5 hectáreas del lugar para su uso agrícola, además de actuaciones forestales preventivas.

Este plan gira alrededor de cuatro ejes principales, entre los que se encuentra la recuperación y el mantenimiento de las zonas de cultivo y la incorporación de ganadería para la gestión integral de los recursos agropecuarios de las fincas. Además, se trabaja para restablecer la gestión forestal, a través de la protección de la biodiversidad y de la ejecución de fajas de protección contra incendios, por ejemplo. El último eje en que se trabaja es el de garantizar el derecho de acceso al medio natural sin poner en peligro la conservación del espacio.

Mir ha destacado que «Planícia es un ejemplo perfecto de que la gestión activa, la recuperación de los usos tradicionales y el acceso al medio natural no son solo compatibles, sino que son complementarios». El conseller ha recordado también que la gestión adaptativa del paisaje «es una herramienta imprescindible para hacer frente a uno de los grandes retos que tenemos: la emergencia climática». «Con una actuación integral como esta conseguimos espacios naturales más resilientes a los desastres naturales cada vez más frecuentes, como grandes incendios forestales o inundaciones», ha añadido.

Hay que tener en cuenta que, desde que se adquirió la finca por parte del Govern el 2009, el objetivo principal ha sido dar respuesta al abandono, que ha propiciado una pérdida de las antiguas zonas de cultivo y una extensa continuidad de la cubierta forestal. Este incremento puede suponer potencial para incendios más intensos y extensos. Así, la recuperación de parte del suelo agrícola, junto con las medidas de autoprotección, como las fajas, disminuyen el riesgo de incendio.

Planícia, en los 50, cuando se explotaba la finca de forma privada, había llegado a tener más de 100 hectáreas dedicadas al uso agrícola, que fueron menguando hasta ser residuales, una situación que se empezó a revertir al ser pública.

Recuperar los usos tradicionales ha favorecido, pues, la conservación de la finca y ha planteado nuevos retos, sobre todo encarados a promover una nueva bioeconomia que apoye al aprovechamiento de los productos agrarios (cereales, olivas, ganado, etc.) y forestales (madera, biomasa, setas, etc.) que se generan gracias a una gestión activa de las fincas públicas y privadas de las zonas agroforestales de Baleares.