LOGO CAIB
Contingut
5 agost 2020Conselleria de Medi Ambient i Territori

Medi Ambient pide ser activos en prevención y máxima prudencia ante los incendios forestales cuando se acercan los días de mayor riesgo del año NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

Medi Ambient pide ser activos en prevención y máxima prudencia ante los incendios forestales cuando se acercan los días de mayor riesgo del año

El número de hectáreas afectadas este año ha disminuido considerablemente, pero el conseller Mir alerta de que la estadística puede cambiar muy fácilmente

El conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir, ha pedido a la ciudadanía «no bajar la guardia» en materia de medidas de prevención contra los incendios forestales y ha recordado que «nos encontramos en el mes del año donde el riesgo es más elevado».

Mir ha visitado, este miércoles, el aeródromo de Son Bonet, en Marratxí, una de las cuatro bases de los medios aéreos con los cuales cuenta el departamento que dirige. El conseller ha conocido de primera mano las medidas que se han tomado en las instalaciones a raíz de la COVID-19 y, en especial, para garantizar las distancias de seguridad entre los trabajadores. En este sentido, el conseller ha querido agradecer especialmente «el esfuerzo y el compromiso ingente de los cerca de 350 efectivos con los cuales cuenta el operativo de este año entre personal del IBANAT, los Agentes de Medio ambiente y la Dirección General de Espacios Naturales y Biodiversidad». Mir ha alabado también la tarea que se hace desde otros organismos como Protección Civil, el 112 o los bomberos de los Consells insulars y de Palma.

A pesar de que las cifras indican, por ahora, que, este año, los incendios forestales están causando menos estragos en las Islas Baleares, Mir ha hecho un llamamiento a no fiarse y a «extremar la precaución» en un contexto de temperaturas muy altas y posibilidades reales de llegar a ser extremas.

En este sentido, ha explicado que el año pasado, a día 6 de agosto, se habían declarado 75 conatos y 7 incendios forestales con un total de 100,32 hectáreas afectadas. Este año, en cambio, la cifra se ha reducido prácticamente a la mitad, con 37 conatos y 5 incendios con un total de 33,3 hectáreas afectadas, un 67% menos. El consejero ha subrayado, pero, en que buena parte de la diferencia se explica en el hecho que, este año, las Islas Baleares no han sufrido ningún gran incendio forestal como el que declaró el año pasado en Cala Tuent. «La estadística puede cambiar de un día para otro», ha advertido.

Con todo, ha destacado también que, este año, se han incrementado las medidas de prevención como por ejemplo la imposibilidad de recibir autorización para cremas controladas hasta 50 metros de terreno forestal. Con todo, Mir ha reclamado la implicación de la ciudadanía y que sea «proactiva en la ejecución de medidas de autoprotección, especialmente en las viviendas situadas en la interfase urbano-forestal».

En este sentido, ha recordado que situaciones como la vivida esta misma semana en la Comunidad de Madrid, donde un gran incendio forestal obligó a desalojar viviendas en dos urbanizaciones, se podrían repetir fácilmente en las Islas Baleares. «Los operativos de extinción están muy bien preparados y son muy eficaces pero no lo podemos fiar todo a ellos. Hay que tomar medidas de autoprotección», ha insistido Mir quien ha recordado que la reforma de la Ley Agraria, aprobada la pasada legislatura, introducía la obligación de ejecutar fajas de autoprotección de 30 metros alrededor de las viviendas situadas dentro de zona forestal.

Desde la Conselleria de Medi Ambient i Territori, se considera que para afrontar el reto de reducir el riesgo de incendio forestal, lo más importante es la prevención y adoptar una cultura del riesgo. «Para avanzarnos a los incendios forestales, prevenir es actuar», ha recalcado el conseller.

En este sentido, Mir ha recordado los principales consejos de autoprotección que da la Dirección General de Espacios Naturales y Biodiversidad:  

- En el deslinde de las fincas, recuperar la franja labrada de seguridad para romper la continuidad de la vegetación.

- En las marjades, próximas a puntos críticos, recuperarlas como espacios de discontinuidad para que un posible incendio encuentre dificultades para avanzar. 

- En las viviendas dentro de zona forestal, ejecutar una zona de seguridad alrededor de la vivienda para mejorar la autoprotección de las personas y de los bienes.