LOGO CAIB
Contingut
14 octubre 2019Conselleria de Medi Ambient i Territori

La campaña de alto riesgo de incendios forestales cierra con 102,5 hectáreas afectadas, muy por debajo de la media de los últimos diez años NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

La campaña de alto riesgo de incendios forestales cierra con 102,5 hectáreas afectadas, muy por debajo de la media de los últimos diez años

El conseller Miquel Mir destaca la implicación del operativo formado por 350 personas

El conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir, y el director gerente del IBANAT, Joan Ramon, han presentado este lunes el balance de la campaña de incendios forestales en las Illes Balears. Este año, se han producido 94 siniestros, de los que 8 han sido incendios y los otros 86, conatos (es decir, que han tenido menos de una hectárea de superficie afectada).

La superficie total afectada ha sido de 102,5 hectáreas. De estas, el 72 % era terreno forestal de matorral, mientras que el resto ha sido terreno arbolado (pinares, acebuchales, etc.).

Mir ha destacado que el número de siniestros de este año es muy similar a la media de los últimos diez años (95) a pesar de que el terreno forestal afectado está muy por debajo de la misma media (691 hectáreas). Ramon, por su parte, ha subrayado la tarea hecha por las cerca de 350 personas que han integrado el operativo de este año, con unas condiciones meteorológicas muy adversas, con un verano con episodios frecuentes de temperaturas superiores a la media. A ello hay que añadir que, después de un invierno y una primavera muy secos en cuanto a precipitaciones, la temporada se había iniciado con una elevada disponibilidad del combustible forestal para quemar.

En cuanto a las causas, los siniestros han sido principalmente producidos por negligencias y causas accidentales (58 %). La intencionalidad ha sido alrededor del 14 %, según han determinado las investigaciones de los agentes de medio ambiente. En tercer lugar, las causas naturales (rayos) han originado un 12 % de los siniestros de este año.

Dos terceras partes de la superficie forestal afectada este año (75,3 ha) corresponden a un solo incendio, el del Comellar de S’Ermita (Escorca), que empezó el día 8 de julio, debido a un rayo. Los otros dos incendios importantes de la temporada, por superficie afectada, han sido el de Casa d’Amunt (Alaró), que empezó a quemar la noche del 6 de marzo (9 ha) y el de Cala En Basset (Andratx) que afectó 2,9 hectáreas y que fue intencionado.

Si bien este año no se ha producido ningún gran incendio forestal sí que se han producido siniestros con un potencial de propagación importante. En este sentido, Ramon ha destacado los siniestros intencionados de la zona de Esporles, de finales de agosto, en una zona con mucha continuidad de la masa forestal y de difícil acceso. También los tres que se iniciaron a la vez en la península de Formentor debido a los rayos en el día 8 de julio o el de Muntanya Mala, en Menorca. Finalmente, ha subrayado los pequeños siniestros en la isla de Ibiza en zonas de interfaz urbana forestal, como el de Portinatx. En todos los casos, ha destacado la rápida actuación de los medios aéreos y la contundencia en el primer ataque, que permitió contener el fuego.

Por otra parte, Mir ha destacado que el operativo ha participado también en tareas extraordinarias como las derivadas de los episodios de meteorología adversa en los municipios de Santanyí y Ses Salines. El conseller ha querido agradecer especialmente el esfuerzo y el compromiso de todos los implicados.

Finalmente, Mir ha subrayado que «aparte de la realidad en cuanto a los siniestros y a nuestras capacidades en términos de extinción como respuesta, la clave de la defensa contra los incendios forestales recae en la autoprotección y la conciencia del riesgo en zonas de interfaz urbana forestal».

En este sentido, Ramon ha añadido que una vez finalizada la temporada de riesgo de incendios forestales se empezará a trabajar en la ejecución de las actuaciones silvícolas previstas en los planes comarcales y en el IV Plan de Defensa contra Incendios, así como en la mejora de las infraestructuras necesarias para la lucha contra los incendios.