Historia de la OBIA

  

La Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia (OBIA), antes Oficina de Defensa de los Derechos del Menor de las Islas Baleares (ODDM) fue creada mediante el Decreto 16/1997, de 30 de enero (BOCAIB nº. 21, de 18 de febrero), para promover y defender los derechos de las personas menores de edad de las Islas Baleares.

La OBIA empezó a funcionar el 19 de febrero de 1997 como un servicio administrativo dependiente directamente del consejero de Función Pública e Interior. La Oficina nació para intentar desplegar la Convención de los Derechos del Niño de 1989, con la finalidad de reforzar e impulsar los mecanismos de control establecidos por los poderes públicos para defender correctamente los derechos de los menores de edad en las Islas Baleares.

En la sesión del 11 de septiembre de 1998, el Consejo de Gobierno cambió la naturaleza puramente administrativa de la Oficina con la finalidad de que se constituyera en un verdadero órgano administrativo con entidad propia y fuera una unidad diferenciada dentro del aparato organizativo de la Consejería de Función Pública e Interior.

El Consejo de Gobierno, en la sesión de 25 de febrero de 2000, acordó integrar la Oficina dentro de la consejería que tuviera atribuidas las competencias en materia de bienestar social. El cambio de ubicación sirvió para que el Gobierno reflexionara sobre la autonomía de la Oficina. Así, con la Orden del presidente de las Islas Baleares de 16 de marzo de 2000 se remarcó la autonomía funcional y de gestión de la ODDM como órgano de naturaleza administrativa destinado a la defensa de los derechos de los menores de edad. El primer paso fue encontrar un local en Palma para ubicarla fuera de cualquier otra Dirección General, para un mejor funcionamiento como órgano independiente y para garantizar el cumplimiento de sus competencias.

El Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, en las sesiones de 4 de junio de 2002 -según un informe presentado por España-, reconoció con satisfacción que algunas comunidades autónomas crearan instituciones o servicios dedicados específicamente a la infancia, como la Oficina de Defensa de los Derechos del Menor de las Islas Baleares. Asimismo, en febrero de 2003, en una ampliación de competencias, se atribuyó a la Oficina la coordinación y la Secretaría del Consejo de Infancia y Familia de las Islas Baleares.  

desc_logo_OBIA-01-1.pngEn julio de 2003, a raíz del cambio de gobierno en las Islas Baleares, la Oficina realizó un nuevo paso. Mantuvo la misma estructura interna, si bien como una dirección general más de la estructura de la Administración, y pasó a formar parte de la Consejería de Presidencia y Deportes, a la cual se atribuyeron las competencias en bienestar social. En esta fase, además, la Oficina prestó su colaboración formando parte de los plenos de diversos órganos de la Administración autonómica, como el Observatorio de la Convivencia Escolar en los Centros Educativos y el Observatorio de la Familia de las Islas Baleares.

 El año 2005 la ODDM se integró en el consorcio Red Segura, con la finalidad de contribuir a la tarea divulgativa en materia de un uso responsable de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. Y, posteriormente, desde el año 2008, se remarcó esta tarea de la Oficina como Observatorio de Internet.

El Parlamento de las Islas Baleares aprobó, a finales del año 2006, la Ley 17/2006, de 13 de noviembre, integral de la atención y de los derechos de la infancia y la adolescencia de las Islas Baleares. Esta Ley pretende ser una norma de carácter integral para regular los derechos y las obligaciones de los menores de edad y los mecanismos de actuación de los poderes públicos hacia éstos.

 

En julio de 2007 la Oficina volvió a sus orígenes y, de acuerdo con lo que dispone la norma que la creó, disfruta de naturaleza autónoma, y se configura como un órgano administrativo con entidad propia. La OBIA se integró administrativamente en la Consejería de Asuntos Sociales, Promoción e Inmigración, aunque con la independencia suficiente y con unas competencias parecidas por extensas e intensas a los comisionados parlamentarios. La OBIA dispone, por todo ello, en aquellas materias relacionadas con los derechos de los menores, de una visión global, ya que supervisa la actuación de los diferentes departamentos del ejecutivo autonómico y del resto de administraciones públicas.

 

 

La sede de la Oficina Balear de la Infancia y la Adolescencia ha pasado por distintos lugares a raíz de los diversos cambios de gobierno.

Así, desde marzo de 2009 se ubicó en el edificio de "Minyones", sede central de la Consejería con competencia sobre bienestar social. Desde agosto de 2011 pasó a compartir las dependencias de la Dirección General de Familia, Bienestar Social y Atención a Personas en Situación Especial de la Consejería de Salud, Familia y Bienestar Social, de acuerdo con la nueva estructura orgánica básica de la Administración surgida en junio de 2011.  

Durante este ejercicio 2012, el presidente de las Islas Baleares estableció las nuevas competencias y la estructura orgánica básica de las consejerías de la Administración de la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares y mediante el Decreto 8/2012, de 9 de mayo (BOIB nº. 73, de 22 de mayo de 2012), se reforzó la finalidad primordial de la Oficina: la defensa y promoción de los derechos de los menores, así como la gestión de las quejas y denuncias sobre situaciones de amenaza y de vulneración de derechos.

 

Actualmente la Oficina se encuentra ubicada en la Calle Jeroni Pou, 2, 2º C, de Palma.