LOGO CAIB
Contingut
24 septiembre 2021Conselleria de Medi Ambient i Territori
Foto noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

Liberadas en el Parque Natural de Ses Salines quince tortugas marinas nacidas en Eivissa el septiembre de 2020


El director general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Llorenç Mas, ha participado, este viernes, en la suelta de quince tortugas marinas (Caretta caretta) nacidas en Eivissa el septiembre de 2020. El acto se ha celebrado en la playa de Es Cavallet, en el Parque Natural de Ses Salines de Eivissa y Formentera, y ha contado con la presencia del director insular de Deportes del Consell de Eivissa, Javier Bonet, la regidora de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sant Josep, Mónica Fernández, y la regidora de Litoral y Playas del Ayuntamiento de Santa Eulària, Antònia Picó, así como de las entidades y voluntarios que han colaborado en todo el proceso.

Mas ha agradecido «el esfuerzo y la dedicación del personal técnico, tanto de la Conselleria como de las entidades colaboradoras, que están consolidando un equipo de trabajo excepcional y en formación continua que está resolviendo con solvencia un reto medioambiental que nos ha sobrevenido los últimos años». Entre estas entidades, Mas ha citado al Parque Natural de Ses Salines d'Eivissa i Formentera, la Clínica veterinaria Eivivet, al GEN-GOB, al CREM i a Baleària.El director general ha destacado, además, «la entrega y el compromiso de los voluntarios que han sido vitales para poder custodiar el nido con las condiciones adecuadas para que los huevos prosperaran».

Los ejemplares liberados provienen de un nido que fue detectado la noche del 14 de julio del 2020 en la playa de Cala Nova, después de que un ciudadano alertara de la presencia de una hembra de tortuga marina en la arena. A partir de este momento se activó el protocolo establecido para la actuación en caso de nidificación de tortugas marinas.

Una vez localizado el nido, con un centenar de huevos, se decidió trasladarlo y enterrar 76 en la playa de Es Cavallet, siguiendo las recomendaciones de los expertos y con el objetivo de mejorar las posibilidades de desarrollo de los huevos. Para la protección y vigilancia del nido se protegió la zona con palos de madera y rejillas y se mantuvo vigilado a la espera de la eclosión con la ayuda imprescindible de un equipo de voluntarios. Por otro lado, 24 huevos se transportaron dentro de una incubadora y se mantuvieron en las instalaciones del Consorcio para la Recuperación de Fauna de las Illes Balears (COFIB) en Mallorca hasta su eclosión.

El mes de septiembre nacieron un total de 17 tortugas de las cuales han sobrevivido 16 después de pasar un año en un medio artificial controlado dentro del proyecto de Head-starting.

Los ejemplares fueron repartidos y criados en las diferentes instalaciones de los centros colaboradores: el Laboratorio de Investigaciones Marinas y Acuicultura (LIMIA), el Acuario de Sevilla (gestionado por la Fundación Azul Marino), el Oceanogràfic de València, Marineland y el Centro de Interpretación del Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera. Todo el procedimiento ha sido coordinado por parte del COFIB, organismo que pertenece en la Conselleria de Medi Ambient i Territori.

Los ejemplares liberados superan los 2000 gramos, talla que maximiza sus posibilidades de supervivencia respecto al 1% de las probabilidades que tienen los neonatos de llegar a la edad adulta de forma natural.

Antes de la liberación, se han cogido algunas muestras de todas las tortugas para diferentes estudios así como también se ha identificado el sexo, gracias a la colaboración del Oceanogràfic de València, para conocer el porcentaje de machos y hembras de cada nido. Así, se han contado 14 machos y 2 hembras. Este dato es muy relevante, puesto que el sexo de las tortugas se decide según la temperatura de incubación de los huevos.

Mas ha recordado que la llegada de tortugas marinas en las Illes Balears para poner huevos es un fenómeno reciente que se vincula al calentamiento global del Mediterráneo y, por lo tanto, «es un reto más de la emergencia climática que vivimos porque se trata de una especie marina protegida».

A diferencia del verano del 2020, donde hubo 3 puestas de tortugas marinas en Baleares, este año solo se ha detectado un intento de nidificación en la playa de Migjorn en Formentera, donde la hembra finalmente no puso los huevos. Aún así, esta temporada de 2021 se han detectado cinco nidos en Catalunya y otro en Andalucía.