LOGO CAIB
Contingut
13 noviembre 2020Conselleria de Mobilitat i Habitatge
Foto noticia

El litoral de Formentera podría registrar 3.849 fondeos simultáneos


Puertos de las Illes Balears ha presentado hoy en Formentera los resultados del estudio sobre la capacidad de carga del litoral balear necesario para la redacción del Plan General del ente público. Este análisis, pionero en el ámbito nacional e internacional, ha sido realizado por el Sistema de Observación y Predicción Costero de las Illes Balears (SOCIB) con el objetivo de estimar la capacidad náutica de las embarcaciones de recreo en las zonas de fondeo de las Illes Balears. En la presentación, que ha contado con la asistencia de la presidenta del Consell de Formentera, Alejandra Ferrer,  han participado por videoconferencia el director del SOCIB, Joaquín Tintoré  y la investigadora del SOCIB Aina García.

 

El consejero Marc Pons ha explicado que del estudio elaborado por el SOCIB y los datos de Puertos IB sobre el número de amarres, se puede concluir que el litoral de Formentera podría registrar 3.849 anclajes simultáneos.

En el conjunto de las Islas, el escenario sobre la capacidad náutica es de 22.000 puntos de fondeo para  una media de 12.000 embarcaciones en un día de máxima afluencia.

Formentera tiene un parque de amarres pequeño, pero recibe una destacada cantidad de embarcaciones en tránsito. Aun así,  los fondeos que se registran (por debajo de los 800) están lejos de los máximos que fija la capacidad de carga de su litoral.

El consejero ha indicado que el estudio de capacidad de carga está ligado a la redacción del Plan General de Puertos de las Islas Baleares y que la línea es la de no ampliar puertos ni su crecimiento, apostando por la sostenibilidad y el equilibrio.


En el conjunto de las Islas, el escenario sobre la capacidad náutica es de 22.000 puntos de fondeo para una media de 12.000 embarcaciones en un día de máxima afluencia.

Este ejercicio teórico se ha realizado desde un punto de vista físico y teniendo en cuenta diferentes escenarios espaciales y varias hipótesis de fondeo, cada una de ellas ligadas a la preservación del medio marino y el bienestar de los usuarios.

Los resultados de esta investigación permitirán adaptar el dimensionado y el enfoque de las propuestas de actuación del Plan General que Puertos de las Illes Balears está redactando actualmente.

El estudio ha analizado las zonas de posible fondeo en las Illes Balears, estableciendo unas hipótesis de distancias adecuadas entre embarcaciones ancladas y calculando la capacidad de embarcaciones que cabrían considerando dos escenarios marinos: fondo arenoso y fondo con Posidonia oceanica.

Los principales resultados del estudio son:

— La identificación de 343 zonas de fondeo: 250 zonas de fondeo no reguladas y 39 zonas de fondeo reguladas. Se han excluido 54 zonas de fondeo por restricciones legislativas, tanto de las zonas de baño como de las praderas de Posidonia oceanica catalogadas de alto valor por el Decreto 25/2018, de 27 de julio, sobre la conservación de la Posidonia oceanica en las Illes Balears.

— La capacidad de carga náutica de las 39 zonas de fondeo reguladas es de 1.914 puntos de fondeo.

— La capacidad de carga náutica de las 250 zonas no reguladas por el escenario de fondo marino arenoso ha sido de 17.956 puntos de fondeo para la hipótesis de espacio de 25 m para embarcaciones de 15 m de eslora.

— La capacidad de carga náutica de las 250 zonas no reguladas por el escenario de fondo con Posidonia oceanica (considerando exclusivamente las praderas catalogadas a regular por el Decreto 25/2018) ha sido de 1.892 puntos de fondeo para una hipótesis de espacio de 25 m para embarcaciones de 15 m de eslora.

En paralelo al desarrollo de este estudio, Puertos de las Illes Balears ha realizado varios cálculos para intentar dimensionar la oferta de amarres y la flota actual de embarcaciones de recreo en las Illes Balears.

En nuestro archipiélago, el número de amarres es de 24.200 aproximadamente, lo que representa algo más del 5 % del total de los amarres del mar Mediterráneo y del 17 % del total de España.

Por otro lado, según los criterios utilizados por parte de Puertos de las Illes Balears y si se suman las embarcaciones que ocupan amarres (en base y en tránsito) así como las que quedan fuera del agua, se puede concluir que actualmente hay cerca de 30.000 embarcaciones en nuestra comunidad.

Aun así, dado el bajo índice de actividad de este tipo de embarcaciones, en un día de ocupación máxima se podría considerar un coeficiente de simultaneidad del 40 %, lo que supondría que podría haber cerca de 12.000 embarcaciones navegando en el mismo momento en el litoral de las Illes Balears.

La confluencia de las conclusiones del estudio del SOCIB con los cálculos de Ports de las Illes Balears confirma las premisas con que el ente público está trabajando el Plan General.

El principal supuesto es el que surge de un escenario factible construido a partir de los más de 22.000 puntos de posible fondeo (sumando solo la capacidad de fondeo sobre arena y sobre zonas de Posidonia reguladas) y que darían cobertura a las 12.000 embarcaciones que podrían coincidir simultáneamente en un día de afluencia máxima.

De esta situación se puede concluir que el sector de la náutica deportiva en las Illes Balears es un mercado maduro, con un margen de crecimiento limitado una vez constatada la importante carga que actualmente soporta el litoral balear. Esta idea es, por lo tanto, el punto de partida sobre el que Puertos de las Illes Balears está desarrollando las propuestas de trabajo del Plan General, un instrumento de planificación que establecerá los criterios que determinarán la evolución del sistema portuario autonómico para los próximos quince años (2018-2033).

Así, la línea que seguirá el Plan es la de plantear medidas que puedan resolver las carencias que pueda tener el sistema portuario balear, mejorando y optimizando el funcionamiento de las instalaciones portuarias existentes sin necesidad de realizar ampliaciones ni construir nuevos puertos, integrando cada zona portuaria a los núcleos urbanos y facilitando el acceso universal al mar por parte de residentes y visitantes.