LOGO CAIB
Contingut
5 mayo 2022Presidència
Foto noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

El Govern y las navieras firman en Palma el acuerdo que permite regular la llegada de cruceros


El Govern y las principales navieras del mundo que operan en las Islas Baleares han firmado esta tarde en Palma el documento que recoge todos los aspectos pactados el pasado mes de diciembre en Hamburgo (Alemania) y que supone una colaboración histórica con el sector para lograr una regulación efectiva en la llegada de cruceros a las Islas Baleares. De esta forma, las Islas se convierten en el segundo destino del Mediterráneo -el primero fue Dubrovnik- en lograr un compromiso de este tipo, que está siendo ya efectivo este año, en el que el puerto de Palma logrará aplanar los picos de actividad.

El acuerdo se logró tras dos años de negociaciones y contactos constantes entre ambas partes y hoy ha tenido lugar la firma en un acto en el que han estado presentes la presidenta del Govern, Francina Armengol, el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, y el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés. Por parte de CLIA (la patronal de cruceros que engloba a las principales empresas del sector) entre los asistentes a la firma han estado presentes la directora general de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) en Europa, Marie-Caroline Laurent, y el director en España, Alfredo Serrano.

La fórmula elegida para desarrollar la firma del documento ha sido la de articular un Memorándum de Entendimiento entre las partes, mediante el cual se define un nuevo marco que permitirá sentar las bases de un modelo de turismo aún más responsable y que continúe generando riqueza, abordando las necesidades específicas de Palma. Un acuerdo que mantiene los aspectos pactados ya en Hamburgo a finales de 2021 y que respeta lo acordado y anunciado entonces.

Durante el evento, ambas partes han destacado la importancia de este acuerdo de colaboración para fijar un límite sostenible en las llegadas al puerto de Palma. La presidenta del Govern ha destacado que con este acuerdo las Illes Balears consiguen "limitar la llegada de cruceristas gracias a la capacidad de diálogo y acuerdo" y a una voluntad de asegurar el turismo "no solo de presente, sino también de futuro"."La clave es el equilibrio", ha indicado Armengol, para añadir también que el de Palma será el primer puerto del Estado en alcanzar un acuerdo de estas características. Finalmente, ha recordado que este memorándum es el resultado de un trabajo complejo y difícil, con el objetivo de "huir de la masificación" y "respetar a los residentes".

Por su parte, el secretario de Estado ha subrayado que Illes Balears vuelve a ser "pionera con una iniciativa que, a buen seguro, inspirará a otros destinos". Valdés ha valorado en especial que estas medidas sean fruto "del diálogo y la colaboración entre las dos partes implicadas, que entienden que una mejor ordenación de los cruceristas que desembarcan en Palma redunda en beneficio de la calidad en la experiencia del turista y también en el bienestar del residente".

Desde el sector, la directora general de CLIA en Europa, Marie-Caroline Laurent, ha apuntado que “una de las señalas de identidad de la industria de cruceros es su compromiso con el turismo responsable. A través de la firma de este Memorandum con el Govern de les Illes Balears, las navieras muestran una vez más su predisposición para trabajar con los destinos en el desarrollo de un turismo aún más sostenible, beneficiando a las comunidades”.
 
Mientras, el director de CLIA en España, Alfredo Serrano, ha destacado que durante estos dos años, “la industria ha abordado el diálogo con el Govern con la mente abierta y con la voluntad de escuchar diferentes puntos de vista y de aportar soluciones concretas. El anuncio que hoy se realiza es el resultado de esta colaboración y supondrá respuestas a las necesidades específicas de Palma. Es importante porque el turismo de cruceros aporta más de 500 millones de euros a las Illes Balears anualmente y genera más de 4.000 puestos de trabajo”.

El documento recoge que desde este mismo año solo llegarán en el mismo día a Palma un total de tres cruceros, y solo uno de ellos podrá tener una capacidad superior a los 5.000 pasajeros. Es decir, en 2022 únicamente coincidirán en Palma el mismo día un megacrucero y otros dos buques de menor tamaño, lo que supondrá ya una reducción efectiva en el número de escalas que se trasladará también al número de visitantes.

Se trata de un acuerdo para los próximos cinco años, y debido a que las reservas de atraque en el puerto de Palma de 2022 estaban ya en su mayoría solicitadas y concedidas, tanto el Govern como las navieras pactaron también fijar una serie de días excepcionados. En concreto serán 18 los días que podrán coincidir en el puerto de Palma cuatro cruceros de manera simultánea, tal y como está acordado.

Además, recoge que en 2023 ya no habrá días excepcionados, por lo que no se podrá exceder el número máximo de cruceros por día pactados. Al mismo tiempo, el acuerdo recoge que no se podrán superar en ningún caso los 8.500 cruceristas diarios en cómputo semanal en Palma, por lo que las llegadas deberán ser siempre inferiores a esta cantidad.

El memoràndum ha sido firmado presencialmente o digitalmente por las empresas del sector TUI & MARELLA; Royal Caribbean Group, Costa Group, MSC CRociere, Virgin Voyages; NCL, Carnival UK i Yatch Collection i Compagnie Du Ponant. También ha asistido al acto el presidente de la Autoridad Portuaria de Balears, Francesc Antich.