LOGO CAIB
Contingut
24 abril 2021Conselleria de Medi Ambient i Territori

El Servicio de Gestión forestal incorpora un nuevo indicador de humedad de la vegetación para la gestión de los incendios forestales NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

El Servicio de Gestión forestal incorpora un nuevo indicador de humedad de la vegetación para la gestión de los incendios forestales

Este valor ayuda a determinar el nivel de riesgo de propagación del fuego

El operativo de extinción de incendios forestales incorpora un nuevo indicador de la humedad del combustible vegetal vivo que permite conocer la disponibilidad de las plantas a propagar el fuego. Este indicador se suma a las otras herramientas de análisis y seguimiento del riesgo de incendio forestal como otras características de la vegetación (la estructura, la carga, la altura, la densidad y la continuidad) los factores meteorológicos y los topográficos. Estos parámetros determinan el comportamiento del fuego, su propagación y el riesgo de incendio forestal.

El estudio se está efectuando sobre diferentes especies arbóreas (pino, acebuche, encina) y arbustivas (lentisco, estepa, brezo, romero, carrizo) representativas del ámbito insular mediterráneo, a partir de la recogida de diferentes parcelas de muestreo repartidas por el territorio y su posterior tratamiento en laboratorio. El análisis se está coordinando desde el Servicio de Gestión Forestal, con el apoyo del personal del IBANAT del CEFOR (Centre Forestal de Menut).

Los resultados de humedad del combustible vivo (proporción de agua respecto al peso del combustible) están mostrando diferentes dinámicas que varían de forma significativa entre las diferentes especies y en función de la época del año. Así las plantas con mayor oscilación de humedad son las que facilitan más la propagación del fuego frente las que presentan una menor diferencia entre periodos secos y húmedos.

También se han estudiado las relaciones de la humedad de la vegetación observada con los valores del vigor de la vegetación obtenidos a partir de los sensores de los satélites de la red de Copernicus (Sentinel). De este modo, en el futuro se podrá conocer la disponibilidad de la vegetación a quemar, conociendo el valor que da el satélite relativo a la actividad vegetativa (NVDI) en los bosques y restantes terrenos forestales a lo largo de las diferentes estaciones del año.

La obtención de la evolución de la humedad del combustible en streaming, para cada tipo de hábitat forestal y por el entorno insular, permitirá ayudar a monitorizar las ventanas más peligrosas (intensidad, propagación) del comportamiento del fuego o más desfavorables respecto al riesgo de ignición. Esto incluye disponer de una herramienta útil desde el ámbito de gestión integrada de los incendios forestales, que realiza el operativo de incendios forestales de la conselleria, tanto para modular las capacidades reactivas del dispositivo de extinción como para trabajar eficazmente en las tareas e infraestructuras de prevención.