vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 5220141

El Govern avanza en el despliegue de la Ley de cambio climático para llegar a 2030 con una reducción de las emisiones de un 40 % en las Islas Baleares

La presidenta del Govern, Francina Armengol, el vicepresidente y conseller de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática, Juan Pedro Yllanes, y el director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, han presentado este jueves al Consell Balear del Clima el borrador del Plan de Transición Energética y Cambio Climático, que establecerá un marco transversal de orientación y planificación de los objetivos, las políticas y las acciones para cumplir con la Ley de transición energética y cambio climático y acelerar en la reducción de un 40 % de las emisiones contaminantes en las Islas Baleares hasta 2030.

El objetivo de este Plan de Transición Energética y Cambio Climático es que para el año 2023 las Islas Baleares tengan las bases para un modelo económico sostenible, descarbonizado y resiliente al cambio climático, hecho que permitirá un crecimiento socialmente justo, inteligente y democrático. Así, este Plan pretende dar forma a la planificación de la política de transición energética y cambio climático balear, de forma que se pueda dar cumplimiento a los compromisos que emanan de la Ley de cambio climático y transición energética de las Islas Baleares.

El Plan de Transición Energética y Cambio Climático tiene que prever las medidas necesarias para la reducción de gases invernadero respecto a 1990, avanzar hacia la mayor autosuficiencia energética reduciendo el consumo primario de energía respecto a 2005, así como ampliar la potencia de energías renovables en las Islas Baleares y asegurar la adaptación del territorio y de los sectores económicos de las Islas Baleares a los impactos del cambio climático.

Según este Plan, el primer objetivo es reducir las emisiones un 40 % para el año 2030, para llegar a la neutralidad climática en 2050. Así mismo, la reducción del consumo primario tiene que bajar un 26 % para el año 2030 y hasta un 40 % en 2050. Por otro lado, el Plan prevé cuotas quinquenales de penetración de energías renovables, por tecnologías, a fin de lograr progresivamente los objetivos siguientes, definidos como proporción de la energía final consumida en el territorio balear: el 35 % para el año 2030 y el 100 % para el año 2050. Estos objetivos se tienen que ajustar a las particularidades de cada isla.

Después de la presentación del borrador al Consell Balear del Clima, el vicepresidente Yllanes, ha apuntado que «el Plan de Transición Energética y Cambio Climático es el principal instrumento previsto en nuestra ley para ordenar y planificar los objetivos, políticas y acciones que nos permitirán conseguir los objetivos establecidos en la ley y adquiridos internacionalmente. El Plan especificará y concretará la hoja de ruta para conseguir reducir las emisiones, el consumo primario de energía y la penetración de renovables en cada una de las Islas y de manera sectorializada. Además, incluirá un marco estratégico de adaptación del territorio y las infraestructuras a los efectos del cambio climático».

Principios del Plan

Hay que señalar que el Plan de Transición Energética y Cambio Climático está enfocado en cuatro principios. El primero está centrado en la democratización de la energía, impulsando el derecho de la ciudadanía al acceso a la energía y a la información y la formación, para adaptar el consumo y la producción a medios sostenibles y eficientes. El segundo principio está centrado en la prevención. Así, se establece un marco que asegure la vigilancia y la previsión para responder a los impactos negativos del cambio climático y se centra en el refuerzo de la capacidad de adaptación y aumento de la resiliencia.

El tercer principio está centrado en la participación, en el que se establece facilitar canales de colaboración para el desarrollo de la acción energética y climática balear, para que sea impulsada por todos los sectores de la sociedad. Finalmente, el cuarto principio del Plan está centrado en la innovación y la transformación, y tiene como objetivo el impulso de la innovación, el conocimiento especializado y la capacidad de transformación.

Puntales básicos del Plan

El Plan, además, también está sustentado en cuatro puntales básicos: estabilización y decrecimiento de la demanda eléctrica; adopción de criterios de economía circular; resiliencia a los impactos del cambio climático, y conocimiento, tecnología e innovación.

En cuanto al primer puntal, centrado en la estabilización y el decrecimiento de la demanda eléctrica, este Plan establece unas líneas de actuación enfocadas a la rehabilitación energética de edificios existentes, adaptar la normativa urbanística para minimizar las barreras a la rehabilitación, desarrollar planes de gestión energética para edificios e industrias, auditorías energéticas y sistemas de gestión. Además, pretende mejorar la eficiencia energética de las instalaciones de alumbrado público existente, así como fomentar y promocionar las instalaciones de autoconsumo y fomentar la generación descentralizada. En la movilidad, el Plan establece una línea estratégica de actuación centrada en la promoción de la movilidad sostenible, impulsando una transición hacia la movilidad eléctrica, instalando más puntos de carga e impulsando y desarrollando planes de movilidad urbana sostenible. Así mismo, y en relación con la potenciación de activos energéticos, el Plan establece el impulso de sistemas de almacenamiento energético para flexibilizar y optimizar el sistema energético mediante la implementación de tecnologías que aporten flexibilidad al sistema eléctrico.

El segundo puntal de este Plan, centrado en la adopción de criterios de economía circular, establece el fomento del reciclaje y la reutilización de subproductos, favoreciendo la sustitución de materias primas por subproductos o materiales procedentes de la valorización de material de residuos. En este punto, se traslada la necesidad de incluir la captación del biogás de vertederos y su valorización energética y/o transformación de biogás en biometano y su inyección en la red. Así mismo, en materia de producción y consumo local y sostenible, se quieren fomentar los canales cortos de comercialización de productos.

En cuanto al tercer puntal, enfocado en la resiliencia a los impactos del cambio climático, el Plan establece una línea de actuación centrada en la mejora de la alerta temprana y la gestión de la emergencia climática y la preparación de la población ante los riesgos climáticos, estableciendo programas de vigilancia y seguimiento de los efectos del cambio climático sobre la salud humana o estableciendo programas de prevención y seguimiento y acompañamiento para los colectivos más afectados. Así mismo, se establece una línea de actuación centrada en la protección de los ecosistemas y en la mejora de adaptación de los recursos hídricos y de las actividades agroganaderas. Este tercer puntal también incluye una línea de actuación centrada en la adaptación al cambio climático, fomentando soluciones basadas en la naturaleza en entornos urbanos, y una línea centrada en impulsar un turismo sostenible y adaptado al cambio climático, que establece el impulso de la desestacionalización y redefine el modelo de turismo incorporando la variable climática.

Finalmente, el cuarto puntal, centrado en impulsar el conocimiento, la tecnología y la innovación, prevé una línea de actuación enfocada a la sensibilización y la ejemplificación en este ámbito, haciendo difusión del concepto de eficiencia energética y el fomento de políticas de ahorro energético. Así mismo, se prevé el impulso y la promoción de programas de investigación, desarrollo e innovación en cambio climático, tanto en mitigación como en adaptación, y el impulso de la colaboración publicoprivada para el desarrollo de este Plan.

Calendario y próximos pasos

Las fases de elaboración de este Plan se centran en cuatro pasos. El primer paso, presentado este jueves, establece la presentación del borrador del Plan y la inclusión del documento inicial estratégico. Posteriormente, se desarrollará un documento de alcance del estudio ambiental estratégico para el órgano competente. Posteriormente, en verano, se prevé entrar en la segunda fase, en la que se presentará una versión inicial del Plan que habrá tenido una base de participación y consulta a administraciones y agentes sociales y ecologistas y el estudio ambiental estratégico, para que pueda recibir apoyo técnico. La tercera y la cuarta fase incluyen la presentación de la versión final del Plan.

Consell Balear del Clima

El Consell Balear del Clima es el órgano de máxima representación e incluye tanto administraciones como actores ecologistas, patronales, colegios profesionales o sindicatos, y tiene las funciones de emitir un informe preceptivo sobre los proyectos del Plan de Transición Energética y Cambio Climático y del Plan Director Sectorial Energético de las Islas Baleares, así como sobre sus modificaciones; emitir un informe sobre los anteproyectos de disposiciones legales o reglamentarias de la comunidad autónoma, en las materias objeto de la Ley 10/2019, de 22 de febrero, de cambio climático y transición energética, cuando lo solicite el conseller competente en materia de cambio climático.

El Consell Balear del Clima también tiene la función de elaborar propuestas sobre planificación climática y sobre los marcos estratégicos de adaptación al cambio climático, cuando lo solicite el conseller competente en materia de cambio climático, y la de emitir un informe sobre los instrumentos de planificación territorial y urbanística y sobre los planes de acción de energía sostenible y clima, cuando lo soliciten las administraciones territoriales de las Islas Baleares. Así mismo, es función del Consell Balear del Clima evaluar el desarrollo y la implantación de las políticas en materia de cambio climático y, si procede, proponer cambios en la normativa vigente en esta materia, además de promover el intercambio de información sobre el cambio climático entre los diferentes sectores sociales y económicos.