vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 5038023

Continúa el trabajo de promoción de la salud mental y bienestar emocional entre las familias participantes del programa «PROCARE» en las Baleares

\ Actualmente se está haciendo un seguimiento del programa entre más de 20 familias y alumnos de las Islas y en marzo, se cerrará y se evaluarán los resultados en todo el Estado

\ La «Iniciativa PROCARE», de ámbito nacional, detecta a los adolescentes con riesgo de sufrir problemas emocionales y los proporciona estrategias para afrontarlos

 

La directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa, Amanda Fernández, acompañada de su equipo, se reunió la semana pasada con el catedrático de la Universidad de Jaén y principal responsable del programa «PROCARE», Luis Joaquín García, para evaluar los resultados del programa.

Actualmente, un total de 23 jóvenes de entre 12 y 18 años y sus familias se continúan beneficiando de este programa en las Baleares. En este sentido, durante el pasado mes de noviembre participaron en una nueva sesión y está previsto que el próximo mes de marzo se lleve a cabo un último seguimiento que cerrará el programa en todo el Estado. Los resultados indican la reducción de problemas emocionales, la mejora de la calidad de vida subjetiva y una mayor regulación de las emociones entre los jóvenes participantes.

En la reunión, la directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa, Amanda Fernández, expresó el deseo “de mantener el apoyo a la alfabetización en salud y bienestar emocional para los jóvenes de las Illes Balears, con el objetivo de dotar la comunidad escolar de recursos para la detección e intervención temprana de adolescentes con o en riesgo de sufrir problemas emocionales desde el marco de la prevención”. Por su parte, Aina Amengual, directora del Instituto para la Convivencia y el Éxito Escolar (Convivèxit), manifestó “la satisfacción transmitida por las familias participantes con la eficacia de la intervención” y recalcó “el interés de la Consellería en seguir  colaborando con las próximas iniciativas que se pongan en marcha desde «PROCARE» en el ámbito de la promoción de la salud mental y el bienestar emocional de los jóvenes y para contribuir al fortalecimiento emocional de los jóvenes de las Baleares en estos tiempos de incertidumbre y cambio”.

Por otro lado, el catedrático de la Universidad de Jaén y principal responsable del programa «PROCARE», Luis Joaquín García, agradeció el compromiso del Instituto para la Convivencia y el Éxito Escolar y la Dirección General de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa en la defensa de la salud y bienestar emocional de los jóvenes de las Islas durante esta pandemia y sus secuelas. En palabras suyas, “es crucial que cualquier joven vulnerable que pueda estar en riesgo de sufrir dificultades emocionales pueda recibir el apoyo que necesita para prevenir así consecuencias negativas en su desarrollo personal y profesional”. Además, subrayó que “no hay salud sin salud mental y no hay futuro sin jóvenes emocionalmente saludables. Una sociedad resiliente necesita ciudadanos resilientes”.

Para evaluar y proporcionar estrategias psicológicas para fortalecer emocionalmente a los adolescentes

La «Iniciativa PROCARE» es un proyecto de promoción de la salud y el bienestar emocional del grupo de investigación Nutrición y Salud Mental (NUTRISAM) de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, secundado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, que se realiza coordinadamente con otras universidades estatales e internacionales, así como varios colectivos y agentes gubernamentales que trabajan en el ámbito de la juventud y la diversidad. Su objetivo es evaluar y proporcionar estrategias psicológicas para fortalecer emocionalmente los adolescentes (de 12 a 18 años).

En las Baleares un total de 506 alumnos de más de 30 centros educativos de las Illes Balears participaron el pasado curso 2020-2021 en el proyecto de promoción de la salud mental «PROCARE», una iniciativa que desde Educación se puso al alcance de los centros para detectar los adolescentes con riesgo de sufrir problemas emocionales y proporcionarlos estrategias para afrontarlos.

De entre el alumnado detectado con riesgo elevado, un total de 65 participaron en los talleres gratuitos, en que los participantes aprenden a superar las barreras que limitan su vida y conocen herramientas para afrontar situaciones de riesgo, potenciando así sus habilidades comunicativas, las de afrontamiento del estrés para gestionarlo, etc.