vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 5033650

El Plan de Puertos estima el 60% de alegaciones, evita crecimientos y actúa contra los fondeos irregulares

El conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, acompañado del director general de Transporte Marítimo y Aéreo, Francesc Xavier Ramis, y la gerente de Puertos de las Illes Balears, Cristina Barahona, ha informado hoy del estado de tramitación del Plan General de Puertos y de su contenido tras la fase de alegaciones.

El conseller ha resaltado que se han estimado numerosas alegaciones —de entidades ecologistas, sociales e instituciones—, prácticamente más de un 60 % de las presentadas, que han supuesto la introducción de cambios, como la eliminación del puerto seco de Sant Antoni de la Platja, y de modificaciones en puntos de localización de rampas de varada y supresión de alguna de las mismas. En este sentido, ha agradecido la participación y las aportaciones, de forma que ahora el Plan está muy mejorado y es más el Plan de todos.

El conseller también ha destacado que el Plan de puertos sigue los criterios de sostenibilidad y de democratización del acceso al mar, así como de preservación de las embarcaciones tradicionales, y también que, en esta línea, únicamente prevé la racionalización y la optimización de los recursos existentes, sin nuevos puertos ni ampliaciones, y la adaptación de las infraestructuras a los efectos del cambio climático.

Este marco proporciona herramientas para emplear de otro modo los recursos actuales y encontrar lugares para las embarcaciones sin necesidad de ganar terreno al mar, potenciando las marinas secas en infraestructuras portuarias ya existentes, optimizando el uso conjunto de amarres y adecuando las rampas de varada para que puedan ser empleadas por todo el mundo.

Ha destacado el conseller Marí que el objetivo de este Plan es mejorar el existente, adaptarlo a los efectos que podrá provocar el cambio climático, descartar nuevos proyectos de puertos y ampliaciones, así como repensar fórmulas de utilización más racional de los recursos existentes.

 

Este Plan General proporciona un marco legal en los siguientes ámbitos:

 

— En cuanto a los fondeos

Se propone la eliminación de los irregulares y la regulación en determinadas zonas de un número limitado de fondeos ecológicos.

El Plan realiza propuestas respecto de los 1.500 fondeos irregulares actuales ubicados en zonas cercanas a puertos de las Illes Balears y propone eliminar la mayoría y pedir a Costas la adscripción de la lámina de agua para ordenar un máximo de 324. De este modo existirá un total de 710 fondeos regulados (386 existentes actualmente regulados, sumados a los 324 nuevos), que representará un descenso del 62,4 %.

En referencia al resto del total de 6.000 amarres irregulares que se calcula que existen en el conjunto de la costa, el Plan propone soluciones como los puertos secos y otras que tienen que ir acompañadas de la implicación de las administraciones competentes para su eliminación y control.

 

— En cuanto a los amarres

El Plan de Puertos únicamente prevé para los próximos quince años que se puedan sumar a los actuales 13.321 amarres un total de 625 nuevos. Estos nuevos amarres únicamente podrán ser en infraestructuras ya existentes para optimizar el espacio actual (sin ocupar más) y todos ellos serán para embarcaciones tradicionales o que se muevan de manera sostenible (vela o eléctricas).

 

— En cuanto a las infraestructuras

El Plan de Puertos no permite nuevas infraestructuras. Las actuaciones se limitan a mejoras de las condiciones de las instalaciones actuales (rebasamiento, agitación, etc.) y reorganización de los espejos de agua existentes, puertos secos y rampas de varada como alternativas para las embarcaciones.

 

El Plan de Puertos, que está en fase de tramitación, reafirma la vocación de ser el marco que determina qué infraestructuras portuarias y servicios de acceso al mar deben tener nuestras islas en los próximos quince años desde la sostenibilidad.

El conseller ha destacado la necesidad imperiosa que existe en las Illes Balears de disponer del Plan General si se quiere asegurar un futuro sostenible para nuestros puertos y, por extensión, para nuestra costa.

En este sentido, ha asegurado que sin el Plan no existe marco legal limitativo y que, si no se fijan estas reglas de contención del crecimiento, se pueden pedir ampliaciones y nuevos puertos. En este sentido, el consejero ha recordado que evidentemente este Govern archivó en 2017 peticiones de nuevos puertos y ampliaciones y que, aun así, continúan llegando, peticiones que serán igualmente descartadas. Los proyectos archivados y las nuevas iniciativas particulares planteadas suman unos 5.500 amarres.

Este riesgo potencial —que el Plan cerrará— podría suponer pasar a más de 18.300 amarres, cuando el Plan —ha insistido el consejero— únicamente permitirá 625 en quince años (que se sumarían a los 13.321 actuales) y siempre para embarcaciones tradicionales o que se muevan con energías renovables.