vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4619242

El Gobierno de las Illes Balears y la Generalidad de Cataluña compartirán las bases de ADN de familiares para tratar de identificar los restos de milicianos exhumados en Son Coletes

Así se ha acordado a lo largo de una reunión a la cual han asistido el director general de Memoria Democrática del Gobierno, Marc Herrera, y su homóloga en Cataluña, Gemma Domènech

El Gobierno de las Illes Balears y la Generalidad de Cataluña compartirán los informes de ADN de los que dispone el Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona realizados a los familiares de posibles víctimas del desembarco de Bayo en las costas del levante de Mallorca en agosto de 1936.

A día de hoy, el Departamento de Justicia de la Generalidad ya ha conseguido localizar a familiares de 27 posibles víctimas, de las cuales diecisiete ya han realizado las pruebas de ADN y cinco más está previsto que lo hagan próximamente. Ahora, la Generalidad y el Gobierno de las Illes Balears, a través de la Dirección General de Memoria Democrática, compartirán estos datos para que se puedan cruzar con la información genética de los restos exhumados por ATICS en Son Coletes.

Así se ha acordado en la última reunión del Grupo de Trabajo de Memoria entre Gobierno y Generalitat, que se ha celebrado este martes. Al encuentro, han asistido el director general de Memoria Democrática del Gobierno, Marc Herrera; la directora general de Memoria de Cataluña, Gemma Domènech; el coordinador de ATICS, Cesc Busquets, y el director del Memorial Democrático de Cataluña, Jordi Font, con sus respectivos equipos técnicos.

Milicianos en Son Coletes

Las tareas de exhumación del cementerio de Son Coletes, realizadas por el equipo técnico de ATICS dentro del segundo Plan de Fosas del Gobierno de las Illes Balears, finalizaron el pasado 14 de agosto de 2020, con la localización de dieciocho víctimas de la represión de la Guerra Civil. Tres de estas víctimas ya han sido identificadas: Antoni Alomar Mas, Francesca Llull Font y su hija, Francesca Salas Llull, todos ellos vecinos de Manacor.

Entre los restos también se localizaron, como mínimo, los de seis milicianos de las tropas de Bayo, personas que habrían luchado en la primera línea del frente en el levante de Mallorca, según indican los restos de vestimenta y objetos con los que han sido recuperados. Es en este caso, el de los milicianos, la mayoría de los cuales procedían de Cataluña, donde la cooperación entre el Gobierno y la Generalidad es fundamental para profundizar en el proceso de identificación de estas víctimas. Por ello, hoy se ha acordado iniciar los trámites para poder compartir los perfiles genéticos de los familiares que se han incorporado en el Programa de identificación genética de la Generalidad, para que se puedan cruzar con el ADN de los restos mortales que aparezcan en las fosas donde fueron enterradas las víctimas del desembarco.

Actualmente, la Generalidad ha contactado con 90 ayuntamientos de Cataluña y del resto del Estado, que corresponden a los municipios de procedencia de víctimas del desembarco. Están documentados los datos biográficos de 200 posibles personas muertas o desaparecidas en los enfrentamientos, a partir de una lista inicial de los historiadores Jordi Oliva y Gonzalo Berger.

El Gobierno de las Illes Balears y la Generalidad de Cataluña firmaron un convenio en septiembre de 2018 para colaborar en la búsqueda de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y el franquismo.