vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4507081

La Dirección General de Consumo recuerda los derechos de los consumidores y las obligaciones de los comercios durante el periodo de rebajas

La Dirección General de Consumo recomienda una actitud responsable a la hora de aprovechar las ofertas del tradicional periodo de rebajas de invierno.

Las costumbres ciudadanas están en constante modificación y el periodo de rebajas que se inicia ahora tiene unas circunstancias añadidas por el impacto de la pandemia.

La situación epidemiológica en Balears obliga a tomar medidas con el objeto de evitar la propagación del virus. En este sentido, los comercios deben cumplir con las normas sanitarias establecidas.

Recomendaciones

Consumo recomienda comparar el precio y la calidad en diferentes establecimientos, y recuerda que todos los productos rebajados tienen que estar diferenciados del resto e incluir el precio original junto con el rebajado o el porcentaje de descuento.

También es importante conservar los comprobantes de pago, etiquetas y garantías, para poder utilizarlos en caso de tener que presentar una reclamación. En este sentido, Consumo recuerda que la garantía y el servicio postventa en la compra de un artículo durante el periodo de rebajas son exactamente los mismos que fuera de este.

Comprar por internet

Respecto a las adquisiciones por internet en periodo de rebajas, se aconseja comprar en páginas seguras. En este sentido, siguen vigentes los mismos derechos que cuando se realiza la compra de forma tradicional y tienen que ofrecer las mismas garantías que los que se compran en las tiendas.

La s en una dirección web (https en vez de http) significa que el sitio es seguro. Otra forma de identificar una página segura es la aparición en la pantalla de un candado cerrado o una llave —si se clica dos veces sobre el candado o llave, aparecerá información sobre el certificado de seguridad.

Se recomienda también comprobar el precio original del producto, si incluye IVA y si tiene o no gastos de envío, de modo que pueda identificarse cuál es realmente el descuento que se realiza.
Los consumidores deben asegurarse de que identifican al responsable de la página web o entidad proveedora (nombre, domicilio, CIF).

Asimismo, la Dirección General de Consumo recuerda que el comprador dispone del derecho de desistimiento, del que debe haber sido informado. Ello permite, sin necesidad de alegar ningún motivo, cancelar el contrato durante un plazo mínimo de catorce días naturales desde el día de la recepción del producto.

Por último, hay que guardar siempre copia de las operaciones de compra realizadas. Al acabar el orden de compra, deberá aparecer una página que resuma la operación (es aconsejable que los compradores se queden una copia, incluso en caso de que se produzca algún tipo de incidencia u operación fallida por error informático).

Obligaciones de los comercios

En cuanto a las obligaciones de los comercios, la Dirección General recuerda que:

  • Los vendedores no pueden adquirir los productos especialmente para la venta en rebajas; tienen que ser artículos que hayan estado a la venta antes a un precio superior.
  • Los comerciantes deben indicar claramente el precio de venta anterior y el rebajado, o bien debe figurar el precio normal de venta y el porcentaje de rebaja que se aplicará en el momento de la compra.
  • Los precios de venta tienen que figurar tanto en los escaparates como en el interior del comercio.
  • Los productos rebajados tienen que estar diferenciados de otros tipos de ventas a precios inferiores de los habituales, como los artículos en liquidación, saldos u ofertas especiales. En ningún caso, los productos que se venden en rebajas pueden ser «saldos», es decir, artículos que presentan alguna tara o defecto en la fabricación.
  • Los comerciantes tiene que aceptar los medios de pago habituales -entre los que están las tarjetas de crédito- y no pueden cargar un porcentaje superior por el uso de tarjetas de crédito ni rechazar la compra por dicho sistema si habitualmente es utilizado en su comercio.
  • Los comercios tienen que indicar que existen hojas de reclamaciones.


Comercio de proximidad

La Dirección General de Consumo anima a tener en cuenta otros elementos en el momento de la compra de productos. En este sentido, optar por el producto local y de proximidad estimula el comercio de proximidad y aumenta la competitividad del comercio y del sector primario de las Illes Balears.

Reclamación y denuncia

Todas las empresas deben disponer de hojas oficiales de reclamación y denuncia. Si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo es una garantía en caso de denuncia.

El consumidor, si considera que no se han respetado sus derechos, puede presentar una reclamación en los servicios de consumo de las comunidades autónomas, en las oficinas municipales de información al consumidor de los ayuntamientos, en las asociaciones de consumidores y usuarios, y en las juntas arbitrales de consumo.

Si se reside en España pero se quiere reclamar contra una empresa de otro estado miembro de la UE, Noruega o Islandia, se puede hacer a través del Centro Europeo del Consumidor y en los tribunales de justicia.

Para más información:

Oficinas de la Dirección General de Consumo

Palma: 971 78 49 96
Mahón: 971 36 04 26 / 971 36 87 03
Eivissa: 971 30 67 00 / 971 30 67 64

Sistema de cita previa obligatoria

Redes sociales: @IBConsum
Teléfono gratuito de atención al consumidor: 900 16 60 00
Reclamación telemática: reclamacionsconsum.caib.es