Responsabilidad Social Corporativa


GESTIÓN RESPONSABLE DE EQUIPOS HUMANOS

Desde el principio de esta legislatura este Gobierno ha puesto la transparencia y la práctica del buen gobierno en el centro de su gestión.

En consecuencia, la acción política de la Dirección General de Transparencia y Buen Gobierno se guía a través de tres objetivos estratégicos:

- Convertirse en una administración modélica en gestión ética y ser uno de los principales actores en el impulso de esta gestión ética y socialmente responsable para empresas baleares.

- Implantar las medidas necesarias para modernizar la gestión administrativa mediante las herramientas de la administración electrónica, guiando la transformación hacia una administración relacional y en red, dotada de una mayo calidad de escucha y de un extraordinario servicio de atención a la ciudadanía.

- Empoderar a la ciudadanía a través del acceso a la información pública y la transparencia. Así como ser proactivos a la hora de incrementar los canales de diálogo y caminar hacia el Gobierno Abierto.

Iniciar los trámites para el establecimiento de un plan de Ética y Responsabilidad Social del GOIB: La Implantación de un sistema de gestión ético y socialmente responsable en el GOIB que empiece su vida en 2019. Implantar el Sistema de Gestión Ética y Socialmente Responsable supone para el Equipo de Gobierno de nuestra administración la confiança en si mismos y en la propia institución en lo se refiere a honradez, lealtad, buena fe, transparencia y cultura organizativa. Al mismo tiempo comprende un deseo de difundir en nuestro entorno social la cultura de la Gestión Ética y Socialmente Responsable con el objetivo último de acercarla a la sociedad en general. El objetivo final de certificar la Responsabilidad Social implica adquirir voluntariamente un compromiso con la sostenibilidad en materia económica, social y ambiental.

Además, supone aplicar los valores éticos incorporados en el propio sistema de gestión, demostrarlos y mantenerlos. El Sistema de Gestión Ética y Socialmente Responsable se debe contemplar como una parte del Sistema de Gestión de la nuestra institución y, por tanto, compatible e integrable con los sistema que ya tenemos en marcha en relación con la gestión de calidad, el medio amiente, la prevención de riesgos laborales, la formación, la igualdad entre mujeres y hombres o la innovación, entre otros. Una herramienta fundamental en la evolución de las políticas para la mejora continua de la función pública ha sido la aprobación e implantación, en 2017, de un sistema de evaluación del cumplimiento integral, de forma que a cada persona la evalua todo su entorno laboral y tiene la opción de autoevaluarse para poder conocer la diferencia entre aquello que piensa que aporta y las percepciones de las personas con las que colabora. Todo junto permite una retroalimentación mucho más fiable y proporciona una información de enorme valor para detectar los aspectos que se precisa mejorar de forma constante, así como planificar necesidades formativas de cada momento y con más precisión. El hecho de permitir esta retroalimentación ayuda también a la mejora individual. Y, ¿por qué no decirlo? De manera indirecta capacita a todas las personas que han comunicado resultados porque van adquiriendo habilidades de escucha activa, mediación y liderazgo efectivo.