Volver

Control de Medicamentos y Productos Sanitarios

¿Qué debemos saber sobre los medicamentos?

 

¿Qué es el medicamento?
Un medicamento es una sustancia o preparado que tiene propiedades curativas o preventivas, se administra a las personas, a los animales y ayuda al organismo a recuperarse de los desequilibrios producidos por las enfermedades.

El nombre registrado o marca comercial es el nombre que da el laboratorio fabricante del medicamento. Puede haber una sola denominación científica con diferentes nombres comerciales. Los medicamentos también pueden comercializarse con el nombre del laboratorio titular o fabricando, estos medicamentos son los denominados genéricos.

Información en el envase del medicamento
En el envase del medicamento además del nombre comercial y del científico, encontraremos también la siguiente información:

La forma farmacéutica: Hace referencia a las diferentes maneras o formas en que encontramos los medicamentos, puede ser en cápsulas, en comprimidos, jarabes, inyectables, supositorios, parches, etc. También se indica la cantidad de principio activo que se administra al paciente por unidad de manera farmacéutica.

La fecha de caducidad: Es la fecha a partir de la cual no se puede utilizar el medicamento. Hay que tener en cuenta que durante el tiempo correcto de utilización hay que mantener unas correctas condiciones de conservación que preserven la garantía del producto.

Lote de fabricación: Es un código de identificación de los medicamentos que han sido elaborados con un mismo proceso de fabricación.

Otros:

Nombre y dirección del laboratorio farmacéutico.
Nombre del director técnico del laboratorio.
Precio de venta al público.
Código nacional o número de registro sanitario.
Si es el caso, especialidad farmacéutica publicitaria (EFP) o especialidad farmacéutica genérica (EFG).

Símbolos en el envase
simbols_cas.gif

 

¿Qué son los medicamentos genéricos?
Los medicamentos genéricos se caracterizan por tener la misma composición, dosis y forma farmacéutica que el medicamento original, con marca.

Además, la especialidad farmacéutica genérica tiene que demostrar ser equivalente terapéuticamente con la especialidad de referencia mediante los correspondientes estudios de bioequivalencia, es decir, tiene que demostrar tener la misma eficacia y seguridad que el original. Se trata de los medicamentos genéricos que son iguales -bioequivalentes- en los medicamentos de marca, han superado estrictos controles de calidad para su aprobación y comercialización, y presentan ventajas económicas importantes al liberarse de los costes secundarios inherentes a la investigación de la molécula original.

Su fabricación se ha realizado bajo los controles que exigen las autoridades sanitarias con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y eficacia.

Se podría decir que un medicamento genérico es la marca blanca de otro medicamento.

Para reconocer que se trata de un medicamento genérico en el lado superior derecho de la caja estarán las siglas EFG.

¿Qué debe hacerse con los medicamentos usados?
Cuando hemos utilizado los medicamentos y no los necesitamos, se convierten en un residuo que si no se recicla convenientemente, puede contaminar el medio ambiente. Con la finalidad de contribuir a la preservación del medio ambiente, la mayoría de las oficinas de farmacia disponen de unos contenedores especiales para depositar los medicamentos caducados, usados o en mal estado que se tengan en casa. En ningún caso estos medicamentos deben deppositarse en las basuras ni mezclar con otros residuos, ya que pueden contribuir a contaminar el medio ambiente en general.

Es recomendable revisar periódicamente el contenido del botiquín que tenemos en casa, al menos dos veces el año, y llevemos a la farmacia todos aquellos medicamentos que ya no tomamos, caducados, en mal estado o los que no tienen envase original o prospecto.

En los contenedores de la farmacia podremos depositar los envases vacíos de medicamentos, los envases con restos de medicamentos, y los medicamentos caducados. No tenemos que depositar ningún tipo de producto sanitario (termómetros, prótesis, radiografías, gafas, agujas, material de curas, frascos y otros recipientes utilizados con finalidad analítica). Tampoco depositaremos productos de parafarmàcia.


En caso de duda consultad con vuestro farmacéutico, como profesional de los productos farmacéuticos es quien mejor puede asesorarle.

Consejos para una adecuada utilización de los medicamentos
Antes de utilizar un medicamento debemos conocer para que sirve, como se utiliza, cuando lo tenemos que tomar y cuánto de tiempo, además, si los podemos tomar conjuntamente con otros medicamentos, si las actividades diarias se pueden ver afectadas y cuáles son los efectos secundarios que pueden aparecer, y qué se tiene que hacer si es el caso.

Tomar los medicamentos a la misma hora, procurar acordarse y no tomarlos a otra hora. En el caso de no tomar la medicación por descuido es aconsejable consultar con el médico o con el farmacéutico pero nunca tomar una dosis doble.

Debemos tomar la medicación durante el tiempo que indique el médico aunque los síntomas hayan desaparecido.

Siempre que se visite al médico, es necesario que le expliquemos los medicamentos que estamos tomando, con el fin de evitar posibles interacciones y efectos secundarios.

Los alimentos pueden dificultar la absorción de los medicamentos y disminuir su eficacia, siempre consultar si los tenemos que tomar con las comidas o bien una hora antes o dos horas después de las comidas. Es muy importante no tomar bebidas alcohólicas que pueden potenciar o disminuir la acción del medicamentos.

Mantener siempre los medicamentos fuera del alcance de los niños.



Organismo: SERVICIO DE CONTROL DE MEDICAMENTOS Y PRODUCTOS SANITARIOS