Volver

Servicio de Planificación en el Medio Natural

desc_natura2000.jpg

La Red Natura 2000 es el principal instrumento para la conservación de la naturaleza en la Unión Europea y representa la diversidad ecológica de todos los países que forman parte. Nació en 1992, con la aprobación de la Directiva de Hábitats. Está formada por dos tipos de figuras de protección:

- Los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), que son lugares donde se encuentran hábitats naturales o especies de especial valor a escala de la Unión Europea. Estos espacios son designados en virtud de la Directiva Hábitats. Los LIC pasan a denominarse Zonas de Especial Conservación (ZEC) una vez se aprueba su plan de gestión.

- Las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) son lugares donde habitan especies de aves silvestres a conservar en el ámbito de la Unión Europea. Las ZEPA se designan en virtud de la Directiva de Aves, para la protección de las especies que figuran en el Anexo I de esta Directiva.

Tanto los LIC como las ZEPA pueden ser zonas terrestres o zonas marinas.

La protección de estos sitios tiene por objeto garantizar la supervivencia a largo plazo de las especies y hábitats europeos más valiosos y amenazados. Para ello, los Estados miembros de la Unión Europea deben tomar las medidas oportunas para mantener los puestos en un estado de conservación favorable, entre ellos aprobar planes de gestión específicos. Los planes de gestión son imprescindibles para establecer las medidas a ejecutar en cada espacio para establecer el estado de conservación de los valores naturales así como para conocer la financiación necesaria para la aplicación de estas medidas.

La Red Natura 2000, con la declaración de las ZEC, garantiza el mantenimiento o, en su caso, el restablecimiento, en un estado de conservación favorable, de los tipos de hábitats naturales y de los hábitats de las especies de que se trate en su área de distribución natural, asegurando la supervivencia a largo plazo de las especies y los tipos de hábitat en Europa, contribuyendo a mantener y evitar la pérdida de biodiversidad. Por su parte, las ZEPA, garantizan la protección, la administración, la regulación y la explotación de todas las especies de aves que viven normalmente en estado salvaje en el territorio europeo de los Estados miembros en los que es aplicable el Tratado.

desc_DSC08013.JPG