Volver

Instituto de investigación y formación agraria y pesquera (IRFAP)

 

El servicio de análisis del IRFAP 

Persona de contacto: Jaume Bonet (tfno. 971 17 66 66 - ext. 62765)


El Servicio de Orientación, Transferencia e IRFAP os ofrece la posibilidad de analizar muestras del suelo, de agua y de hojas. Estos análisis se hacen en los laboratorios de Servicios de Mejora Agraria, entidad dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca.


Las muestras para analizar se tienen que dejar en la sede del IRFAP o bien en cualquiera de las delegaciones comarcales del FOGAIBA, donde se formaliza la solicitud y se tramita el pago de las tasas (a partir de ahora, también se pueden pagar las tasas telemáticamente accediendo en este enlace a la ATIB. Una vez obtenidos los resultados, éstos se remitirán por correo electrónico. Y en caso de que el solicitante quiera que se le hagan las recomendaciones básicas deberá acudir a la sede del IRFAP.


La analítica de tierras, de aguas y de material vegetal es conveniente sobre todo en los suelos donde se tenga que adobar, cuando se quiera implantar un nuevo cultivo o cuando se quiera saber cuál es el portainjerto más adecuado. Más en concreto, el análisis del agua es importante para saber la calidad de la que se utiliza para el riego, ya que depende que los suelos tengan unas buenas condiciones tanto químicas como físicas. Estos análisis también permiten evitar posibles casos de contaminación de los suelos, de las capas freáticas o de las mismas plantas, que comportan consecuencias negativas para la población humana o el mundo animal, ya sea a corto o a largo plazo.


Por otro lado, el objetivo de un abonado tanto mineral como orgánico de los cultivos es conseguir una buena nutrición de la planta. Ahora bien, a veces se cometen errores, como es adobar en exceso, hecho que provoca que se pierda una gran cantidad de nutrientes (principalmente N) que la planta no puede absorber, o bien aplicar fertilizaciones que causan desequilibrios tanto de macronutrientes como de micronutrientes. Otras veces la planta puede presentar síntomas de fitotoxicidad, que pueden tener el origen en problemas biológicos por infección de patógenos tanto del suelo como propios de la misma planta. Las fitotoxicidades vienen dadas por un exceso o por un defecto de alguno macro o micronutriente, como es el caso de la deficiencia de macronutrientes como el K o de micronutrientes como el Zn. Otros problemas de este tipo vienen dados por un exceso de sales, particularmente de iones Na, que provienen directamente de un suelo con problemas de salinidad o de un riego continuado en agua de alta conductividad eléctrica. Por todo eso, es recomendable y necesario hacer cada cierto tiempo análisis del suelo, del agua y foliar.


La época más adecuada para hacer los análisis es antes de aplicar abonos o enmiendas orgánicas, en los casos que se quiera empezar un nuevo cultivo. Otra época recomendable es justo después de haber acabado la cosecha, ya que obtendremos una buena información para calcular el abono para la próxima temporada. Para comprobar la calidad del agua conviene analizarla de manera periódica.


Para los análisis de muestras del suelo, de agua y de material vegetal, como en cualquier otro análisis de laboratorio, se tienen que evitar una serie de errores. Los problemas se pueden eludir desde el comienzo, con la toma de muestras, y, después, con unas buenas prácticas en el laboratorio, donde se tienen que seguir una serie de normas de calidad, que cumple el laboratorio de Serveis de Millora Agrària. Para empezar, es importante tener en cuenta si es la persona interesada en los análisis quien se encarga de recoger y de transportar la muestra, ya que los errores en este sentido se pueden evitar teniendo en cuenta los puntos clave para que los resultados del análisis sean fiables. En los apartados siguientes de la web se especifican algunos consejos básicos en cuanto a la toma de la muestra, la conservación, el transporte y el etiquetado.