Volver

Ley del Emprendedor

Decreto Ley de apoyo a los emprendedores y a la micro, pequeña y media empresa de las Islas Baleares

El Govern de les Illes balears ha aprobado este Decreto Ley con el principal objetivo de  promover la actividad generadora de riqueza y empleo a través de los emprendedores y de la micro, pequeña y mediana empresa de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears.

En la actualidad, la economía balear está sustentada sobre los autónomos, los empresarios y las pequeñas y medianas empresas (pymes). Además, las microempresas representan el 95,6% de las pymes que conforman el tejido productivo balear.

 

Se trata de un decreto Ley que ha sido elaborado y consensuado ampliamente con todos los agentes implicados directa o indirectamente en la misma. Un decreto ley que después de numerosas consultas y reuniones ha recogido las peticiones y aportaciones de empresarios, emprendedores y agentes sociales, con el único fin de conseguir un texto los más adptado posible a las necesidades del tejido empresarial y productivo de las Illes Balears.

Los principales objetivos de este Decreto Ley son los siguientes:

1º. Promover la creación y la consolidación de empresas, como mecanismo tractor de la generación de riqueza y empleo para las Islas Baleares, basando en medidas de diferenciación para crear y mejorar la competitividad y la productividad del tejido empresarial

 

2º Sensibilizar y promover la creación y consolidación empresarial desde la escuela hasta la Universidad, introduciendo los conceptos relacionados con el emprendedor en el ámbito educativo en todos los niveles.

 

3º Crear los instrumentos a favor de la simplificación administrativa, lo que redundarà en mayores facilidades para los emprendedores y pymes de las Islas Baleares.

 

4º Regular actuaciones que permitirán a los emprendedores y los empresarios de las Islas Baleares acceder a la financiación tradicional y no tradicional, y a la vez paliar los problemas económicos coyunturales provocados por la situación económica actual.

Las principales medidas que recoge este Decreto Ley, que sentará las bases para el desarrollo de políticas futuras destinadas a favorecer la actividad empresarial de las micro, pequeñas y medianas empresas, y de los emprendedores, son las siguientes:

  1. Simplificación administrativa:
  • Eliminación y reducción progresiva de las cargas administrativas, como por ejemplo la solicitud de licencias y permisos, y la potenciación de la administración electrónica.
  • Creación, dentro del Grupo de Impulso para la Simplificación y Reducción de Cargas Administrativas (recogido en el artículo 17 de la Ley de Buena Administración y Buen Gobierno), de uno específico en materia de creación y consolidación de empresas.
  • Potenciación y desarrollo de la ventanilla única.
  • Eliminación y reducción de cargas administrativas, al menos, mediante las acciones siguientes, entre otras:

-          Reducir la frecuencia de las declaraciones obligatorias a los mínimos necesarios.

-          Automatizar la recogida de información, a través de sistemas de declaración electrónica.

-          Facilitar el acceso a la información con respecto de los trámites administrativos.

-          Evitar las regulaciones que impongan costes burocráticos innecesarios.

-          Garantizar un mejor conocimiento del contenido de las normas, principalmente, en cuanto a plazos concretos, documentación necesaria y organismos competentes para la creación de empresas.

-          Promover los mecanismos de interconexión telemática y coordinación interadministrativa que haga posible la supresión de la obligación de aportar determinados documentos incluidos en el Catálogo de simplificación documental.

 

 

 

  1. Talento y capital humano:
  • Introducción en todos los ciclos formativos no universitarios de contenidos sobre formación y motivación para la creación de empresas.
  • A nivel universitario: promoción de módulos prácticos y teóricos relacionados con el fomento de la creación de empresas, fomentando valores y habilidades vinculados al autoempleo, la creación y gestión empresarial, la innovación, el liderazgo y la cultura del esfuerzo.
  • Promover la creación de programas de acompañamiento, tutorización y formación específica para potenciar la capacitación técnica.
  • Impulsar políticas de capacitación y de responsabilidad social empresarial , fomentando la implantación de actividades, planes y programas de responsabilidad social en el desarrollo de proyectos empresariales.
  1. Coordinación de políticas de apoyo a emprendedores y empresas.

Para ello, la Vicepresidencia Económica, de Promoción Empresarial y de Empleo elaborará cuatrienalmente un plan de acciones para apoyar a los destinatarios de este decreto ley.

La Vicepresidencia Económica, asimimo, coordinará las infraestructuras públicas existentes para la puesta al servicio de la consolidación empresarial. La creación de viveros de empresas mediante la puesta a disposición de edificios públicos; el apoyo a la creación de infraestructuras científico-técnicas e industriales y el desarrollo de suelo industrial a modo de parques industriales para la atracción de empresas extranjeras serán las líneas de trabajo en este sentido, según se recoge en el Decreto Ley.

  1. Financiación

En este ámbito, el Decreto Ley recoge las acciones siguientes:

 

-Facilitar el acceso al crédito tradicional, dotando los fondos de provisiones técnicas de las sociedades de garantía recíproca (SGR).

- Crear una sociedad de capital semilla (proyectos empresariales sin financiación) y una sociedad de capital riesgo con aportación pública, privada o público-privada.

- Establecer un sistema normativo, fiscal y económico que favorezca la inversión privada y el flujo de crédito desde ángeles de negocio en las fases de siembra, consolidación e internacionalización.

-  Fomentar la atracción de inversión extranjera mediante la cooperación internacional.

-Crear un marco normativo y fiscal diseñado específicamente para el emprendedor que ayude a optimizar la estructura de costes, incluyendo los de puesta en marcha y consolidación empresarial, así como establecer medidas de apoyo para paliar la coyuntura económica de declive.

- Dotar de fondos a las SGR (Sociedades de Garantía Recíproca) para la creación de nuevas líneas de aval para financiar la liquidez y la inversión a los emprendedores y a las pymes, en especial, a las que estén en condiciones de reestructuración empresarial.