LOGO CAIB
7 de diciembre de 2017Conselleria de Territori, Energia i Mobilitat
Foto de noticia

Un proyecto sostenible para construir 88 viviendas públicas en Calvià

El proyecto presentado por los arquitectos Adrián Talens e Itziar Lafuente ha resultado ganador del concurso de ideas para la construcción de 88 viviendas de protección pública en Magaluf. Con la resolución del concurso de ideas avanza la propuesta conjunta de la Consejería de Territorio, Energía y Movilidad y el Ayuntamiento de Calvià para la construcción de las viviendas, que está previsto que se puedan iniciar en el segundo semestre de 2018. Una vez resuelto el concurso de ideas, el equipo ganador redactará el proyecto sobre el que se llevará a cabo la licitación de las obras.

El jurado presidido por Eduard Vila Riera, director general de Arquitectura y Vivienda y vicepresidente del IBAVI, y del que también han tomado parte el director general de Urbanismo, Vivienda y Medio ambiente del Ayuntamiento de Calvià, Jaume Carbonero; la gerente del IBAVI, Maria Antònia Garcías; técnicos  del IBAVI y del Consistorio calvianer y representantes del Colegio Oficial de Arquitectas de las Islas  Balears (COIB) entre otros, se reunió el pasado día 1 de diciembre para elegir los mejores proyectos de 88 viviendas de protección pública a la avenida de s’Olivera de Magaluf. El proyecto ganador se ha presentado bajo el lema Deconstrucció.

El concurso es el resultado de un convenio firmado entre el IBAVI  y el Ayuntamiento de Calvià el pasado mes de julio. La titularidad de los terrenos donde se desarrollará la construcción de las viviendas públicas es mixta: IBAVI y el Ayuntamiento cuentan con una superficie de 2.147m2 edificables, respectivamente, para la construcción de 24 y 24 viviendas. Además, hay una superficie de 2.863,20 m2 para 40 viviendas de promoción pública de gestión indirecta por concurso entre entidades promotoras, según establece la legislación. El resto del solar es de titularidad privada. En total, está prevista la construcción de 168 viviendas de las cuales 88 serán públicos y los 80 restantes serán libres.

Las bases técnicas del concurso incluían el cumplimiento de indicadores cuantificables en materia de eficiencia energética, consumo de agua, reducción de residuos y reducción de las emisiones de CO2 durante la ejecución de las obras, y se ha favorecido el diseño de propuestas innovadoras en todos estos ámbitos.

En total, se presentaron 31 propuestas, y se otorgaron 3 premios y 2 menciones.

El jurado ha destacado las siguientes características de la idea ganadora:

Se valora la zona verde pública de gran anchura en la fachada sur que mejora la conexión con la zona verde existente, permite controlar las vistas hacia la zona de establecimientos comerciales y de ocio, y garantiza el buen funcionamiento de la orientación sur de todas las viviendas, lo cual permite calentar de forma gratuita durante el invierno y ahorrar la instalación de calefacción.

La organización de los volúmenes en dos alturas favorece el paso del  embat entre los volúmenes (si tienen la misma altura provoca efecto pantalla) y se aprovecha el desnivel para situar el aparcamiento sin tener que excavar, cosa que supone un gran ahorro económico, además de reducir el 30% de las emisiones de CO2 de un edificio convencional. Además, el aparcamiento ventilado de forma natural puede prescindir de ventilación forzada.

Los ahorros anteriores hacen posible el coste de la estructura de madera contra-laminada que reducirá considerablemente el tiempo de ejecución en comparación con una estructura convencional, mejora el cumplimiento de la reducción mínima de las emisiones de CO2 establecida en las bases, y asegura la reducción de residuos durante las obras.

A nivel tipológico, el proyecto aprovecha la crujía óptima de la estructura de madera para proponer espacios flexibles sin jerarquía interna que permiten la modificación de usos en el tiempo, así como la alternancia de los vacíos de fachada.

Todo esto configura una estrategia global que resuelve simultáneamente programa, estructura, construcción y eficiencia energética, que es el principal objetivo de las bases técnicas.

Además, la implantación aprovecha la relación directo con el terreno, para que un gran número de viviendas puedan disfrutar de jardines con tierra a la planta baja, calidad valorada en todos los proyectos premiados.