LOGO CAIB
12 septiembre 2018Conselleria de Medi Ambient, Agricultura i Pesca
Foto de noticia

El bellasombra de la Plaça de la Reina de Palma sufre un proceso infeccioso que hace peligrar su conservación

El árbol de la Plaça de la Reina de Palma, de la especie bellasombra, y que está incluido en el Catálogo de Árboles Singulares de las Illes Balears desde 2003, sufre un proceso infeccioso que hace peligrar su conservación. La enfermedad se vio a mediados de julio, cuando sufrió la fractura de una rama que hirió a dos personas y ocasionó daños a un coche. Esto dejó al descubierto una podredumbre interna y avanzada, previamente invisible. Las heridas del propio árbol, ocasionados por la caída de la rama, han extendido la podredumbre, abarcando una zona más amplia de la base del árbol.
 
La Consellería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha extraído muestras del árbol para determinar el tipo de infección y ha promovido la visita y asesoramiento de especialistas en arboricultura ornamental. En función de los resultados de los estudios en curso, se hará una aplicación de fungicidas y las intervenciones necesarias para salvar el ejemplar.
 
Este árbol es propiedad del Ayuntamiento de Palma y tiene aproximadamente un siglo de edad y una altura aproximada de 14 metros. El perímetro de tronco supera los 5 metros y la copa tiene 20 metros de diámetro. Se trata de una especie de planta de porte arbóreo (Phytolacca dioica), caracterizada por su buena sombra y por la forma y el crecimiento del tronco y raíces. Su madera es muy ligera y combina capas leñosas con capas esponjosas, donde acumula agua y almidón.
 
Es sabido que esta especie es muy sensible y en casos de podredumbre resulta de muy difícil tratamiento. Este problema afectó hace unos años el bellasombra de La Trapa, que tuvo que ser regenerada de raíz. Desde los diferentes organismos implicados en la conservación de este patrimonio natural y cultural se actúa de la manera más eficiente para preservar el ejemplar, haciendo todo lo posible para su recuperación, sin poner en riesgo la seguridad de los ciudadanos.