LOGO CAIB
Contingut
9 desembre 2020Conselleria de Salut i Consum

COVID-19: La Conselleria de Salud y Consumo interviene las residencias Sèniors Inca, Sèniors Pollença, Sant Lluís y Vuit Vents para frenar la propagación de la COVID-19 NNota Informativa

Foto de noticia
Las medidas que han adoptado los centros han sido insuficientes para frenar la propagación de la COVID-19

COVID-19: La Conselleria de Salud y Consumo interviene las residencias Sèniors Inca, Sèniors Pollença, Sant Lluís y Vuit Vents para frenar la propagación de la COVID-19

Se han registrado brotes que afectan a 26 usuarios y 15 trabajadores

La Conselleria de Salud y Consumo ha ordenado la intervención de las residencias para personas mayores Sèniors Inca, Sèniors Pollença y Sant Lluís, y la residencia para personas con discapacidad Vuit Vents (Aspace) después de que se hayan detectados varios brotes que afectan a 26 usuarios y 15 trabajadores y de que en las sucesivas visitas que el equipo del Servicio de Salud ha realizado a los centros se haya constatado que las medidas que han adoptado han sido insuficientes para frenar la propagación de la COVID-19.

En cuanto a Sèniors Pollença, que tiene 110 usuarios, el brote afecta a 14 usuarios y 4 trabajadores. Tres de los usuarios están en el hospital. El resto serán valorados para poder darles el recurso más adecuado para cada uno: hospital o residencia puente del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS). El brote se detectó el día 5, con dos usuarios positivos, y se programó el cribado de los contactos estrechos el día 6, y del resto de usuarios el día 8. Por otro lado, los días 4, 5 y 6 también se realizo el cribado quincenal de trabajadores. El día 5 ya se suspendieron las visitas por el riesgo de contagio; el día 6 se dio formación in situ a los profesionales y se ordenaron circuitos y procedimientos. Hoy, día 9, los profesionales están citados a una sesión formativa.

Respecto a Sèniors Inca, que tiene 104 usuarios, este es el segundo brote que se registra. Afecta a 4 usuarios, todos en el hospital, y a 7 trabajadores. El brote se detectó el 27 de noviembre, cuando una trabajadora dio positivo. A resultas de los posteriores cribados, se detectaron los otros positivos. Ayer se realizó un nuevo cribado de todos los usuarios. Las visitas se han mantenido a pacientes que no son COVID-19 positivo y que no son contacto estrecho.

En la residencia Sant Lluís de Menorca, que tiene 23 residentes, se han detectado 2 usuarios positivos, que están hospitalizados, y 1 trabajador contagiado. El brote se detectó el día 6 y el día 7 se realizó el cribado del resto de residentes, todos considerados contacto estrecho. Mientras, se suspendieron las visitas. Los días 6 y 7 se impartió formación a los profesionales y ayer comenzaron los pasos para iniciar la comunicación con las familias.

En la residencia Vuit Vents, de Aspace, donde viven 21 personas con parálisis cerebral y discapacidades similares, se detectó un positivo de una trabajadora el 6 de diciembre. El mismo día se realizaron cribados en el centro y se constataron 6 usuarios positivos y 3 profesionales. El equipo de la Subdirección de Atención a la Cronicidad visitó el centro para establecer circuitos, revisar procedimientos y supervisar la implementación del plan de contingencia.

Asimismo, la Conselleria de Salud y Consumo ha considerado oportuno dictar una resolución para intervenir, durante 20 días, el control de la gestión sanitaria asistencial en relación con todos los procesos relacionados con la COVID-19 de los centros de servicios sociales de carácter residencial.

Igualmente, se ha designado a una coordinadora sanitaria, cuyas funciones son controlar, coordinar y dirigir la actividad asistencial sanitaria del centro, así como del equipo de personal de la residencia y, en su caso, el que asigne el Servicio de Salud de las Illes Balears.

A partir de ahora, el personal, el equipo directivo y la titularidad de dichos centros, así como los propios residentes, se regirán por las instrucciones, órdenes y disposiciones de la coordinadora en los procesos relacionados con la COVID-19.

Desde el principio de la pandemia, el equipo de coordinación sociosanitaria formado por directivos de los consells insulars de Menorca, Eivissa, Formentera, el IMAS y las conselleries de Servicios Sociales y Deportes y de Salud y Consumo realiza un seguimiento diario de la situación en los centros, que tienen que disponer de un plan de contingencia y cumplirlo.

Cabe recordar que el Govern ha intervenido hasta el momento tres residencias de personas con discapacidad, las tres durante la segunda ola: Amadiba 325, Sa Nova Residència del Patronat Joan XXIII (Inca) y Vuit Vents (Aspace).

Asimismo, ha intervenido 11 residencias para personas mayores desde el inicio de la pandemia. Durante la segunda ola han sido Bell Entorn, Sèniors Inca (dos veces), DomusVi Can Carbonell, DomusVi Santanyí, la residencia del Hospital de Llevant, la residencia Reina Sofia (Eivissa), Es Ramal (Menorca), Sant Lluís (Menorca) y Sèniors Pollença. Durante la primera ola fueron Oasis y DomusVi Palma.

Actualmente continúan intervenidas DomusVi Santanyí, 325 Amadiba y Es Ramal.