LOGO CAIB
Contingut
8 desembre 2020Conselleria de Medi Ambient i Territori

Los Agentes de Medio ambiente multiplican por 10 el número de actas levantadas por pesca furtiva en s’Albufera y s’Albufereta NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

Los Agentes de Medio ambiente multiplican por 10 el número de actas levantadas por pesca furtiva en s’Albufera y s’Albufereta

Parte de este incremento se relaciona con el interés creciente por el cangrejo azul, especie autorizable a partir de mañana en ciertos lugares de Mallorca

El servicio de Agentes de Medio ambiente ha constatado una proliferación notable de la pesca furtiva en el Parque Natural de s’Albufera y en la Reserva Natural de s’Albufereta. Durante los primeros 11 meses del año, los Agentes han levantado 140 actas por este motivo en estos dos espacios naturales, una cifra que multiplica por 10 las 13 actas levantadas por el mismo motivo el año pasado. Buena parte del incremento de esta actividad ilícita está relacionado con el interés por la pesca del cangrejo azul (Callinectes sapidus).

La conselleria de Medi Ambient i Territori recuerda que la pesca y el marisqueo en los espacios naturales protegidos están prohibidos y es una acción sancionable. En cambio, recuerda que, según recoge el Butlletí Oficial de les Illes Balears (BOIB) de este martes, a partir de mañana se podrán empezar a pedir las autorizaciones de pesca del cangrejo azul en ciertos lugares de Mallorca después del acuerdo logrado, a principios de noviembre, entre la dirección general de Espais Naturals i Biodiversitat y el Consell de Mallorca. Esta última institución, a través del Servicio de Caza y Pesca fluvial, será la encargada de tramitar las autorizaciones.

Los interesados en la pesca de esta especie tendrán que tramitar esta autorización específica, independientemente de si disponen de una para esta práctica deportiva.

Entre los requisitos para poder pescar cangrejo azul se encuentran, por ejemplo, el de pescarlo únicamente con caña e hilo, con el salabret y pinzas como elementos auxiliares para su extracción del agua. También habrá que quitar un quelícero al cangrejo en el momento de la captura y después de volver a calar.

Así mismo, no se podrán alterar las condiciones de la ribera de la zona húmeda abriendo viales o marcando la zona de pesca, por ejemplo. Tampoco se podrá pescar en zonas donde haya residuos de ningún tipo en un radio de menos de 10 metros del pescador.

Una vez se hayan capturado los ejemplares, se tendrá que presentar debidamente al Servicio de caza el resumen de capturas incluido en la autorización en un plazo máximo de 30 días naturales después de que finalice la vigencia de la autorización. Los ejemplares extraídos serán para consumo propio, en ningún caso para comercializar.

Se permitirá capturar esta especie en once zonas de la isla: tres en el municipio de Santa Margalida, dos en Pollença, así como en Alcúdia, Capdepera, Llucmajor Manacor, Muro y Palma. El proyecto CALIBAL, de la UIB, ha facilitado la tarea de determinar aquellas zonas donde se puede permitir la pesca.

El director general de Espais Naturals i Biodiversitat, Llorenç Mas, señala que se trata de una prueba piloto que, en caso, de tener repercusiones positivas, se podría extender al resto de islas del archipiélago. Con todo, ha recalcado que, en ningún caso, se puede pescar esta especie ni ninguna otra en los espacios naturales protegidos. En referencia al incremento de la pesca furtiva en s’albufera, ha señalado que la semana pasada mantuvo una reunión con la dirección del Parque Natural para estudiar medidas como por ejemplo un incremento de la señalización en las zonas más conflictivas.