LOGO CAIB
Contingut
30 gener 2020Conselleria de Medi Ambient i Territori

El recuento de aves invernantes confirma que el cambio climático ya afecta a las dinámicas migratorias NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

El recuento de aves invernantes confirma que el cambio climático ya afecta a las dinámicas migratorias

Especies como la avefría europea y el zampullín cuellinegro son menos abundantes, mientras que aumenta la presencia de silbones

El recuento invernal de aves acuáticas, limícolas y gaviotas llevado a cabo el mes de enero en los diferentes parques naturales de las Islas Baleares ha concluido con un censo de 16.061 aves de 70 especies diferentes.  

En las albuferas norteñas de Mallorca pasan el invierno 10.774 aves de 56 especies diferentes. La gran mayoría, 8.331 aves de 54 especies, han sido localizadas en el Parque Natural de la Albufera. En la Reserva Natural de la Albufereta se han visto 1.882 de 36 especies, mientras que en la zona húmeda de Maristany se han censado 531 aves de 13 especies diferentes. En este recuento han participado 45 ornitólogos y voluntarios colaboradores.

A pesar de que la presencia de la mayoría de especies se encuentra en la línea de lo que es habitual los últimos años, el censo muestra que algunas especies dejan de migrar hacia las zonas húmedas del archipiélago por carencia de frío. Así, entre la Albufera y la Albufereta, este año, se han observado 565 avefría europea (Vanellus vanellus) respecto de las cerca de 2.600 que se contaban durante la primera década del 2000. En cuanto al ánsar común (Anser anser), se han contado sólo cuatro ejemplares, cerca de unos sesenta menos que en años más fríos.

Por otro lado, también se ha detectado que algunas aves reproductoras ya no parten hacia África durante el invierno, hecho que comporta que su presencia sea más abundante en las Baleares del que era habitual. Es un ejemplo el avisador (Himantopus himantopus): su invernada era ocasional hace veinte o treinta años en la Albufera. El 2020 se han observado 122, con lo cual han logrado así una cifra récord. En la Albufereta la tendencia es similar.

En cuanto a la focha (Fulica atra), se recupera ligeramente. Este enero se han censado más de 900, la mejor cifra desde el año 2012 y casi el doble que el año pasado.

En el Parque Natural de ses Salines de Eivissa y Formentera se han contado un total de 1540 ejemplares: 988 en Eivissa de 35 especies diferentes y 552 en Formentera de 23 especies diferentes. Hay que destacar también el avistamiento de un ejemplar de cigüeña negra (Ciconia nigra), especie en peligro de extinción y de difícil observación.

En Formentera destaca la mengua de zampullines cuellinegros detectados (Podiceps nigricollis). Mientras que el 2019 se registraron 613 ejemplares, este año han sido 280. Esta isla es el lugar más importante del archipiélago de invernada para esta especie.

En la Albufera des Grau se han contado 2.346 aves de 20 especies diferentes, 1.465 de las cuales son fochas (Fulica atra). Por debajo encontramos 202 porrones europeos (Aythya ferina), 122 gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) y 122 cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo).

En el Parque Natural Maritimoterrestre des Trenc-Salobrar de Campos se han visto 1.367 ejemplares de 26 especies diferentes. Las más abundantes son la tarro blanco (Tadorna Tadorna), de la cual se han contado 300 individuos, y el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), con 296 ejemplares.

En Mondragó han sido 34 aves de 8 especies diferentes. Son poblaciones parecidas a las de los últimos años. Las más abundantes son el ánade azulón (Anas platyrynchos) y la focha (Fulica atra).

El recuento de aves se lleva a cabo conjuntamente con el GOB en Mallorca, el GEN-GOB en Eivissa y la Sociedad Ornitológica de Menorca (SOM) en Menorca con la financiación del departamento de Medio ambiente del Consejo Insular de Menorca.