LOGO CAIB
Contingut
30 novembre 2019Conselleria de Salut i Consum

La prevención y la detección precoz del VIH, esenciales para parar la epidemia del Sida NNota Informativa

Foto de noticia

La prevención y la detección precoz del VIH, esenciales para parar la epidemia del Sida

En 2018 se diagnosticaron 122 nuevos casos, lo que supone una disminución considerable de la incidencia respecto a 2017, cuando se registraron 165

La Dirección General de Salud Pública y Participación de la Conselleria de Salud y Consumo de Balears insiste en que la prevención y la detección precoz del VIH son esenciales para parar la epidemia del sida con motivo del Día Mundial de esta enfermedad, que se celebra mañana domingo, 1 de diciembre. Una jornada que se realiza desde hace más de 30 años y que es una buena oportunidad para apoyar a las personas afectadas por dicha infección, recordar a las que han muerto debido al sida y ampliar los conocimientos sobre el virus y la forma de prevenirlo.

En este sentido, existen diferentes actuaciones encaminadas a esta prevención, tales como la educación afectiva y sexual, el uso del preservativo, el diagnóstico precoz, la disminución del estigma y la discriminación de las personas infectadas, y ahora, también, la profilaxis preexposición (PrEP).

Desde el 1 de noviembre se incluyó la PrEP en la cartera de servicios básicos del Sistema Nacional de Salud. Es un tratamiento preventivo del VIH (combinación de Tenofovir /Emtricitamina) que se da a personas seronegativas (que no están infectadas) que tienen un alto riesgo de contraer la infección por VIH. El programa de dispensación de la PrEP no es solo la prescripción de un fármaco sino una intervención de salud pública donde hay que realizar cribado, diagnóstico y prevención de otras infecciones de transmisión sexual,  promoción del uso del preservativo y la adherencia. Además, implica un control trimestral de los posibles efectos adversos.

Este programa va dirigido a la población más vulnerable al VIH, mayor de 18 años, sin contraindicaciones clínicas y comprometida con el cumplimiento de las recomendaciones y el programa de seguimiento.

El coste del medicamento es de 28 € al mes por usuario, mientras que en el caso de una persona infectada por VIH ronda los 600 € mensuales.

La Conselleria de Salud y Consumo está estudiando la forma de implementación de este programa con el objeto de crear los circuidos más accesibles al usuario.

 

Datos epidemiológicos actualizados a julio de 2019

En Balears, desde el 2003 y hasta julio de 2019 se han diagnosticado 2.600 casos de VIH (81 % hombres y 19 % mujeres), de los que 2.176 corresponden a Mallorca, 105 a Menorca, 313 a Eivissa y 6 a Formentera.

En el año 2018 se diagnosticaron 122 casos (99 Mallorca, 6 Menorca, 17 Pitiusas), lo que supone una disminución considerable de la incidencia respecto a 2017 (165 casos: 137 Mallorca, 8 Menorca, y 20 Pitiusas).

Las tasas de infección por el VIH en las Illes Balears (siempre por encima de los 12 casos por 100.000) se mantienen superiores a las nacionales, la tasa del 2018 queda de momento en 10,8 por 100.000 habitantes, siendo la más baja de todas las series anuales. Aproximadamente un 80 % de los casos se asocian a transmisión sexual.

En cuanto a la distribución de casos por categorías de transmisión, el primer grupo en número de casos es el de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (1.112 casos, 43 %) seguido por las persones heterosexuales (1.039, 40 %) y personas usuarias de drogas inyectadas (277 casos, 11 %). En cuanto a los hombres, los HSH suponen el 53 % de los casos acumulados desde el 2003, los heterosexuales el 30 % y los usuarios de drogas inyectadas el 10 %. En cuanto a las mujeres, el 83 % de los casos diagnosticados lo son por relaciones sexuales heterosexuales y el 12 % son usuarias de drogas inyectadas.

Por otro lado, aproximadamente el 65 % de los casos diagnosticados tiene menos de 40 años. La media de edad en el momento del diagnóstico de los casos acumulados y no pediátricos en Balears es de 37 años.

El 51 % de los casos no pediátricos acumulados se diagnosticaron cuando la infección estaba ya avanzada (diagnóstico tardío), con una tendencia a la baja de estos diagnósticos tardíos. Desde el 2013 las infecciones recientes superan los diagnósticos tardíos.

Un diagnóstico precoz permite acceder con rapidez al tratamiento, lo que mejora la calidad de vida de las personas infectadas, disminuye las enfermedades relacionadas con el VIH, la mortalidad y la transmisión de la infección a otras personas.

Para más información: http://vihsida.caib.es.