LOGO CAIB
Contingut
4 abril 2019| <9ªL> Conselleria de Salut

Ictusnet reune a expertos europeos para mejorar la atención a pacientes afectados por un ictus NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

Ictusnet reune a expertos europeos para mejorar la atención a pacientes afectados por un ictus

Cerca de 500 personas mueren al año en las Illes Balears por esta causa y centenares padecen secuelas y necesitan apoyo en la vida diaria
"El ictus es una de las patologías de alto impacto en términos de salud, con importantes costes personales, familiares y sociales y, por tanto, es una preocupación para todos los responsables políticos" ha manifestado hoy la consellera de Salud, Patricia Gómez, quien ha añadido que cerca de 500 personas mueren al año en las islas por esta causa y que uno de cada seis baleares padecerá un ictus durante su vida.
 
Gómez ha facilitado estos datos durante la bienvenida a los asistentes a la reunión de ICTUSNET, proyecto europeo financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y que cuenta con un presupuesto total de más de 1.700.000 euros. Su objetivo es promover la colaboración en investigación e innovación con el fin de mejorar la atención integrada y la calidad de vida de los pacientes afectados por un ictus; todo ello, con el apoyo de nuevas tecnologías de análisis de datos y de una red de excelencia de agentes, que tendrán la oportunidad de compartir información, experiencias y buenas prácticas.
 
Al encuentro, en cuya organización han participado la Dirección General de Planificación, Evaluación y Farmacia, y el Institut d'Investigació Sanitària Illes Balears, asisten hoy y mañana más de un centenar de profesionales de diez organizaciones de Aragón, Illes Balears, Catalunya, Navarra, Occitania y norte de Portugal. Además, ICTUSNET cuenta con una red de 35 entidades europeas asociadas del ámbito público y privado, con una mayoría de hospitales y centros sanitarios.
 
Durante su intervención, Gómez ha recordado que las Illes Balears fueron pioneras en implementar el teleictus que permitía que el código ictus llegara a la población de Menorca y de Eivissa y Formentera; en elaborar un protocolo de ictus pediátrico, y en disponer de la trombectomía mecánica en el Hospital Universitario Son Espases. Ello demuestra el esfuerzo que esta comunidad dedica a la atención del ictus, ha dicho Gómez, quien ha añadido: “Participar en un proyecto que promueve la colaboración en investigación e innovación para mejorar la atención integrada y la calidad de vida de los pacientes afectados por un ictus, como es ICTUSNET, constituye una excelente oportunidad para seguir avanzando”.
 
Cada año 2.500 personas sufrirán daño cerebral adquirido 
 
Según los datos de la Conselleria de Salud, el ictus tiene importantes repercusiones en la organización de la atención sanitaria y requiere profesionales altamente cualificados para obtener buenos resultados en salud. En términos económicos, el impacto directo se aproxima a los 28.000 euros por paciente y año. Pero este gasto sólo representa el 31 % del coste total de la atención a las personas que han padecido un ictus, ya que hay que sumar los costes indirectos asociados a las secuelas y a los costes sociales derivados de la mortalidad prematura.
 
Cabe señalar que el ictus representa la primera causa del daño cerebral adquirido (DCA). En las Illes Balears, se calcula que cada año 2.500 personas sufrirán DCA, cuyas secuelas afectan tanto a la persona que ha sufrido el accidente como a las personas de su entorno, ya que tiene efectos a nivel cognitivo y funcional, y ello implica la necesidad de apoyo para el desarrollo de las actividades de la vida diaria. En 2017, 2.836 expedientes de ayuda a la dependencia estaban relacionados con diagnóstico de ictus.
 
Factores de riesgo
 
El ictus es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda en los hombres, y la frecuencia de esta dolencia aumenta a partir de los 55 años. Además de la edad, otros factores de riesgo asociados son la hipertensión arterial, las arritmias cardíacas u otras dolencias del corazón, la diabetes mellitus, la dislipemia, la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, entre otros.