LOGO CAIB
3 abril 2019Conselleria de Salut

Un millar de enfermeras de Balears pueden ya prescribir medicamentos y productos sanitarios NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

Un millar de enfermeras de Balears pueden ya prescribir medicamentos y productos sanitarios

El Servicio de Salud ha iniciado hoy, en Son Espases, la formación para el acceso a la aplicación informática
Más de un millar de enfermeras de Balears puede empezar a prescribir medicamentos y productos sanitarios a partir de hoy, ha manifestado la consellera de Salud, Patricia Gómez, durante la bienvenida a los asistentes a la primera sesión formativa dirigida a este colectivo con el objeto de que puedan familiarizarse con el funcionamiento de la aplicación de receta electrónica.
 
Además de esta sesión, que se ha celebrado en el Hospital Universitario Son Espases, el Servicio de Salud ha programado cinco más en el Área de Salud de Menorca (4 de abril), el Área de Salud de Eivissa y Formentera (8 de abril), el Hospital Comarcal de Inca (10 de abril), el Hospital Universitario Son Llàtzer (11 de abril) y el Hospital de Manacor (15 de abril). La formación está abierta tanto a enfermeras de atención primaria como de atención hospitalaria.
 
Durante el acto, al que han asistido también el subdirector de Cuidados Asistenciales del Servicio de Salud, Carlos Villafàfila; el gerente de Son Espases, Josep Pomar, y el gerente de Atención Primaria de Mallorca, Miquel Caldentey, la consellera ha recordado que con la prescripción enfermera el sistema de salud ganará en seguridad y eficiencia, agilidad y sobre todo en la calidad de la atención que ofrece a los usuarios.
 
Concretamente, las enfermeras pueden recetar productos sanitarios de uso humano, tales como apósitos, absorbentes, material de cuidados, bolsas de ostomía y sondas urinarias o de alimentación, entre otros. También podrán prescribir medicamentos no sujetos a receta médica y medicamentos que sí lo están, previa validación de protocolos por parte del Ministerio de Sanidad, que actualmente trabaja en su elaboración.
 
El sistema se implantará en dos fases y siguiendo un procedimiento de acreditación de las profesionales, que tendrán que demostrar que están colegiadas y poseen una experiencia laboral mínima de un año. Así, a partir de ahora ya pueden prescribir las enfermeras de atención primaria y de consultas y gabinetes hospitalarios y, en una segunda fase, en junio, accederán el resto de enfermeras.
 
El procedimiento de acreditación
 
El subdirector de Cuidados Asistenciales del Servicio de Salud, Carlos Villafàfila, se ha referido al proceso de acreditación y ha explicado que más de un millar de enfermeras que hace más de un año que trabajan para el Servicio de Salud han sido acreditadas de oficio. En el caso de las enfermeras que sí tienen más de un año de experiencia pero que no trabajan en el Servicio de Salud, se habilitará un procedimiento para realizar la solicitud a la Dirección General de Acreditación, Docencia e Investigación en Salud, organismo que acredita las competencias sanitarias.
 
Las enfermeras que no cumplan el requisito de un año de experiencia laboral podrán pedir su acreditación después de completar el curso que pondrá en marcha la Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la UIB, o bien al haber acumulado un año de experiencia.
 
En relación al curso, la Dirección General de Acreditación, Docencia e Investigación en Salud y la  Universidad de las Illes Balears trabajan conjuntamente para que esta formación sea impartida en la Facultad de Enfermería y Fisioterapia, de manera que las enfermeras puedan recibirla después de graduarse y así, cuando se inscriban en las listas de trabajo del Servicio de Salud, lo hagan ya con la acreditación. En junio está previsto realizar la primera edición de este curso.
 
Desde octubre de 2018 el Servicio de Farmacia, la Oficina de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (OTIC) y la Unidad de Desarrollo de la Historia Clínica (UDHIC) han trabajado para introducir en los sistemas de información las adaptaciones precisas para permitir que las enfermeras puedan prescribir mediante un certificado digital. Dichas modificaciones han sido validadas, lo que ha permitido poner en marcha la prescripción.
 
Gómez ha insistido en que la medida satisface la reivindicación histórica de las enfermeras de poder prescribir dentro del ámbito de sus competencias: “Este colectivo tiene una formación en farmacología equiparable a la de otros profesionales sanitarios, como odontólogos y podólogos, sí reconocidos como prescriptores en la Ley 29/ 2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios,” ha dicho.
 
Además, ha explicado que la prescripción enfermera ha sido posible después de la aprobación del Real Decreto 1302/2018, de 22 de octubre, que modifica el Real Decreto anterior de 2015 que regulaba la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros. No obstante, Gómez ha añadido que si bien esta reforma ha permitido resolver problemas de inseguridad jurídica y organización asistencial, la solución más adecuada hubiera sido modificar la Ley del medicamento incorporando a las enfermeras como prescriptoras.