LOGO CAIB
21 novembre 2017| <9ªL> Conselleria d'Hisenda i Administracions Públiques

El Proyecto de ley de presupuestos de la Comunitat Autònoma de las Illes Balears supera la votación de las enmiendas a la totalidad y sigue su trámite en el Parlament. NNota Informativa

Foto de noticia
Descarga de imágenes en alta calidad

El Proyecto de ley de presupuestos de la Comunitat Autònoma de las Illes Balears supera la votación de las enmiendas a la totalidad y sigue su trámite en el Parlament.

La consellera Catalina Cladera destaca que los “5.009 millones de euros del presupuesto 2018 permiten consolidar el bienestar social y garantiza las bases de futuro de prosperidad y estabilidad económica”.
Luz verde en el pleno del Parlament para el Proyecto de ley de presupuestos CAIB 2018, después de que en la sesión de este mediodía el texto ha superado las tres enmiendas a la totalidad planteadas por los grupos de la oposición, con 31 votos en contra de éstas, 24 a favor y 1 abstención.

La consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, ha defendido el Proyecto de ley de presupuestos 2018 ante la cámara. Ha considerado las cuentas de las Islas Baleares para 2018 como un “paso adelante”. Una cantidad global de 5.008,8 millones de euros, con un incremento de 341 millones, un 7,3% más que los presupuestos de este año.

Cladera ha destacado que el tercer presupuesto de la legislatura “es la expresión de las políticas que el Govern quiere mantener en marcha”, y refuerza los postulados ya incluidos en la hoja de ruta de la legislatura, los Acuerdos por el Cambio que subscribieron las formaciones que apoyan al Govern. 

“Trasladamos el buen momento económico a políticas concretas para favorecer las condiciones de vida, laborales y económicas de toda la sociedad” ha dicho Cladera en su intervención. La consellera de Hacienda ha destacado “el esfuerzo presupuestario” que se ha hecho para poder “blindar el Estado del Bienestar y para garantizar la estabilidad económica que lo sostiene”. También ha revelado la “fórmula” que proporciona solidez y credibilidad a las cifras: “la acción combinada del ciclo económico y la gestión financiera” llevada a cabo por el Govern.

La “mejora del reparto de la riqueza”, de una manera más armónica, es la clave por la que el crecimiento económico se puede convertir en desarrollo social para una mayor parte de la población. En este sentido, la Consellera de Hacienda ha insistido en la palanca que supone lograr esta mejora a través de la política fiscal progresiva del Govern, ejemplificada en el presupuesto 2018 por un aumento de las deducciones fiscales en el tramo autonómico del Impuesto de la Renta, y en la revisión de la tarifa que se aplicará al Impuesto del Turismo Sostenible, que graba las estancias turísticas en establecimientos de las Islas Baleares.

Ciclo económico favorable y gestión óptima de los recursos 

La consellera de Hacienda ha destacado el comportamiento favorable de variables como el Producto Interior Bruto “que se incrementa en un 3,5% en 2018”; del déficit “que a finales de año tenderá al 0%”; del periodo de pago a proveedores “que lleva nueve meses consecutivos por debajo de los 30 días”; y de la deuda pública, que acabará el año en el 29,6% PIB y que se prevé reducir más todavía en 2018, cuando cerrará en el 28,4% PIB según las previsiones del Govern. A este respecto, Cladera ha anunciado que “2018 será el primer año en que se grabará una bajada de la deuda en términos absolutos”.

En el capítulo de gasto,. Cladera ha destacado que el presupuesto 2018 permitirá “consolidar definitivamente el bienestar social y garantizar unas bases de futuro de prosperidad y estabilidad económica”. En este respecto, Cladera ha recordado el eminente carácter social “de un presupuesto de izquierdas”, que destina hasta 2.833 millones de euros a las áreas sociales: educación, salud, servicios sociales, ocupación y vivienda, un 9,1% del PIB de las Islas Baleares, un máximo histórico.
 
El aumento de recursos de los últimos tres presupuestos se ha destinado mayoritariamente a gasto social.

El esfuerzo presupuestario al que se ha referido la Consellera de Hacienda y Administraciones Públicas durante su intervención, se plasma en el aumento de 737 millones en gasto no financiero desde 2015, para dotar “políticas activas”, de los cuales, 525 millones de euros han dotado áreas sociales. Cladera ha hecho mención a que “desde 2015 el gasto en Salud por habitante ha pasado de 1.160 euros/habitante a 1.364 €/hab, con un incremento del 17%. El mismo porcentaje de aumento que ha experimentado el gasto en Educación en el mismo trienio, que ha pasado de 689 €/hab. a 807 €/hab. Y Servicios Sociales también han subido su dotación, desde los 130 €/hab. hasta los 160 €/hab., con un 22% de incremento. “Esta es la gran diferencia” entre los gobiernos de la derecha y un gobierno de izquierdas. Según Cladera, “gobernar es priorizar, y las decisiones de este Govern han hecho que los incrementos de recursos se hayan convertido mayoritariamente en políticas de salud, educación y servicios sociales”. 

La consellera Cladera ha insistido en otro de los pilares del Proyecto de presupuesto 2018: “reactivamos con fuerza la política de inversiones públicas, otro de los motores de cambio que nos ofrece este presupuesto, para incidir en la aceleración de la misma actividad económica pero también para dar respuesta a las carencias históricas que arrastramos en infraestructuras y servicios públicos”. 

También ha recordado el impulso económico a los sectores productivos “que habían quedado olvidados los últimos años, de áreas estratégicas de futuro, referidas a la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, la economía del conocimiento, al terreno de la ciencia, y todos los sectores industriales, tanto los tradicionales como los emergentes”.
Cladera también ha recordado que el esfuerzo inversor también tiene como beneficiarios los consells insulares: “impulsamos el federalismo insular, aumentando las transferencias hacia los consejos, en favor de su autonomía”.

Después de la votación de hoy en el Parlament, han quedado fijadas las cantidades globales del presupuesto 2018, que no se podrán modificar. A partir de ahora se inicia el trabajo en ponencia y en comisión de los diputados y diputadas, para introducir partidas presupuestarias concretas a través de enmiendas, que tendrán que explicitar la partida económica de igual cuantía que hace falta anular en compensación, con el objetivo de no sobrepasar los 5.008,81 millones de euros que suponen los presupuestos de 2018.