vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4915835

El Govern presenta en el Parlamento Vasco el modelo de empresa pública de energía (IBE) de las Illes Balears

El director general de Energía y Cambio Climático ha hecho aportaciones durante la ponencia para el estudio de la descarbonización de la Comunidad Autónoma de Euskadi, poniendo en valor la Ley 10/2019, de Cambio Climático y Transición Energética de las Illes Balears

El director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, ha participado este martes por videoconferencia en la ponencia para el estudio de la descarbonización de la Comunidad Autónoma de Euskadi, dentro del marco de la Comisión de Sostenibilidad, Medio ambiente y Medio Natural celebrada en el Parlamento Vasco, y ha explicado cómo una empresa pública de energía como el Instituto Balear de Energía (IBE) puede ayudar a reducir el precio de la factura de la luz a las personas más vulnerables y equilibrar las desigualdades energéticas en el territorio apostando por las energías renovables.

En este sentido, el director general de Energía y Cambio Climático ha apuntado que «un modelo energético más democratizado, descentralizado y renovable es clave para mitigar los efectos del cambio climático, así como para hacer frente a los factores externos que provocan subidas en los precios energéticos». Por eso, ha indicado que el Instituto Balear de la Energía, un ente creado a raíz de la Ley de cambio climático, «es una herramienta clave para lograr estos objetivos y buena muestra de ello son los seis autoconsumos compartidos que harán que durante este año 300 familias y pequeñas empresas puedan beneficiarse de energía a precio de coste generada por la empresa pública».

Además, ha explicado el desarrollo de la Ley 10/2019, de 22 de febrero, de cambio climático y transición energética de las Illes Balears, que tiene un contenido ambicioso en la lucha contra el cambio climático y fija el camino para hacer efectiva la transición de las Illes Balears hacia las energías limpias.

Así, ha apuntado que «las medidas y los objetivos que determina la Ley se han pensado a medio y largo plazo», y ha aseverado que «para lograrlos se requieren esfuerzos públicos y privados, así como la implicación de toda la sociedad». «El cambio de modelo que supone la aplicación de esta Ley comporta la asunción de las medidas que contiene desde el ámbito público, empresarial, social y particular para que efectivamente sea posible», ha dicho durante la comparecencia.

Malagrava, además, ha explicado que el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) ha publicado hasta cinco informes que confirman la evidencia de los cambios en el clima y la correlación directa con la actividad humana a causa, fundamentalmente, de las emisiones de gases de efecto invernadero provocados por el uso de combustibles fósiles y las alteraciones en el uso del suelo, y ha destacado que el cambio climático es uno de los principales retos a los cuales se enfrentan las sociedades en todo el mundo y concretamente los territorios que están en el Mediterráneo.

Por todo esto, el representante del Govern ha asegurado que, por un lado, se requiere una transformación profunda del modelo energético y productivo para eliminar la dependencia de los combustibles fósiles y, por otro lado, la prevención y la adaptación a las transformaciones que ya se han iniciado. «La lucha contra el cambio climático es necesariamente una política transversal, dado que todos los ámbitos de la sociedad y la economía tienen incidencia en las emisiones indicadas y se verán afectados por sus impactos», ha añadido.

Así mismo, Malagrava ha explicado que las Illes Balears, por el hecho insular, son especialmente vulnerables al cambio climático y se prevé que el incremento medio de temperatura en el archipiélago será superior a la media global. «Se prevé que el incremento medio de temperatura en las Islas sea superior a la media global, según la Agencia Española de Meteorología. En los últimos 42 años se ha vivido un incremento de 1,8 grados centígrados en la temperatura media y para los próximos se prevé un incremento de entre 3 y 5 grados, ante el incremento de entre 1,5 y 2 grados previsto en el ámbito global», ha dicho.

Por otro lado, ha informado que «los principales factores climáticos que se prevé que afecten el archipiélago son el incremento de la temperatura media, la disminución de la precipitación media y el aumento de acontecimientos extremos, como oleadas de calor o lluvias intensas». «Estos factores crean un nivel de riesgo alto ante el cambio climático para los sectores del agua, el territorio, el turismo y la salud; y un riesgo significativo para el medio natural, la energía y el sector primario».

Dependencia energética

Además, el director general de Energía y Cambio Climático ha explicado que las Baleares son el territorio con mayor dependencia energética exterior, menor implantación de generación energética renovable y con una ratio de coches privados por habitante superior a la media estatal; pero que el Govern de les Illes Balears está siendo un actor vital en la lucha, mitigación y adaptación al cambio climático. «El Govern está teniendo un papel impulsor de las transformaciones del marco normativo autonómico que, como esta Ley, permiten afrontar los desafíos del cambio climático y el cumplimiento de los objetivos y de los compromisos señalados en el ámbito estatal e internacional», ha indicado.

Finalmente, Malagrava ha asegurado que la regulación que contiene esta Ley se hace desde el respecto al marco competencial establecido en la Constitución Española y en el Estatuto de Autonomía de las Illes Balears, y ha recordado que le corresponden en exclusiva al Estado las competencias para establecer las bases y la coordinación de la planificación de la actividad económica (artículo 149.1.13); la autorización de las instalaciones eléctricas cuando su aprovechamiento afecte otra comunidad o su transporte salga de su ámbito territorial (artículo 149.1.22); la legislación básica sobre protección del medio ambiente, sin perjuicio de las facultades de las comunidades autónomas para establecer normas adicionales de protección (artículo 149.1.23), así como las bases y el régimen minero y energético (artículo 149.1.25).