vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4840911

La operación de control marítimo coordinada entre Administraciones y Guardia Civil termina con 62 actas de infracción

Esta mañana se han dado a conocer los datos de la primera operación conjunta entre diferentes administraciones y la guardia civil para controlar las buenas prácticas dentro del medio marino incidiendo especialmente en el control de embarcaciones destinadas al arrendamiento náutico, que ha terminado esta semana con 62 actas de infracción de diferente índole.

Así lo ha presentado el conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, el presidente de Autoridad Portuaria de Baleares, Francesc Antich, el coronel en jefe de la Zona de la Guardia Civil, Alejandro Hernández y el director general de Transporte Marítimo y Aéreo, Xavier Ramis.

Estos dispositivos de control se han llevado a cabo en diferentes puertos de las Illes Balears con un equipo formado por: Técnicos del Servició Marítimo de la Conselleria de Mobilitat i Habitatge, agentes de medio ambiente, inspectores de la Conselleria de Turismo, inspectores de la Capitanía Marítima d’Eivissa; el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, una patrulla PAFIF (Patrulla fiscal y fronteras), y una patrulla en tierra; Transporte marítimo y aéreo del Govern, técnicos de Demarcación de Costas y personal de Ports IB. En los puertos de Palma y Alcúdia, Autoritat Portuària de Balears ha participado de la operación a través del departamento de Operaciones Portuarias y la Policía Portuaria.

El conseller de Movilidad y Vivienda Josep Marí ha querido destacar la importancia de los resultados de esta operación conjunta “los resultados de estos dispositivos demuestran que la iniciativa del Govern de coordinar las diferentes administraciones es un buen camino a seguir para garantizar el buen uso del medio marino, de los puertos y la costa”. Y ha añadido: “es nuestra intención seguir con estos dispositivos de control y actuar en todos los puertos de las Illes Balears”.

El conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir, ha señalado que “este operativo demuestra la importancia vital de la colaboración interadministrativa en todas las cuestiones relacionadas con la ordenación de los usos del mar, donde las competencias están muy repartidas”. En este sentido, ha señalado que “este es el camino a seguir”.

El primer puerto dónde se actuó fue Sant Antoni de Portmany, el pasado 10 de agosto, que terminó con 11 propuestas de sanción. Estas dos semanas se ha actuado en los puertos de: Palma, Andratx, Sóller y Alcúdia, que ha terminado con 51 propuestas de sanción, un total de 62 en esta primera operación coordinada.

El objetivo de este ejercicio coordinado es controlar e inspeccionar las actividades irregulares relacionadas con la actividad mercantil de alquiler de embarcaciones, así como como el fondeo en zonas ilegales o la recogida de personas en puntos no habilitados para ello. También se han realizado controles de documentación y permisos, así como de los títulos habilitantes para el manejo de las embarcaciones.

Se continuará con estos controles en las diferentes islas con el objetivo de intensificar los controles sobre las actividades irregulares relacionadas con los chárteres náuticos y evitar así la competencia desleal, el uso indebido de la costa y el fondeo sobre posidonia.