vuelve

Detalle de la noticia

El Gobierno consigue unas ayudas de 1.017 millones para ayudar las empresas de las Islas a hacer frente a los efectos de la COVID en el reparto final del Estado

Las ayudas directas suponen más de 855,7 millones con los cálculos de cierre del año 2020

El Gobierno de las Islas Baleares ha valorado muy positivamente la aprobación en el Boletín Oficial del Estado de la orden ministerial con los criterios de distribución de los 11.000 millones de ayudas a los sectores más perjudicados por la COVID, y que en la distribución territorial otorga 1.017 millones para las Islas Baleares, un golpe se han realizado los cálculos de cierre del ejercicio 2020.

El cómputo final surge de calcular los más de 855 millones de ayudas directas sumados a los fondos ICO y COFIDES, que según una distribución territorial corresponden alrededor de 162 millones para las Islas Baleares, con lo cual, las aportaciones del Estado superarán los 1.017 millones

El Gobierno del Estado ha tenido en cuenta la afiliación mediana a la Seguridad Social y el número de trabajadores en ERTO a la hora de distribuir los fondos, criterios que han permitido que las Islas Baleares, tal y cómo publica el BOE, pueda beneficiarse de estos 855,7 millones directos, la mejor distribución posible para el archipiélago. Los criterios establecidos por el Gobierno del Estado son los que más han beneficiado en las Islas, que nos sitúan como Comunidad proporcionalmente al peso poblacional más beneficiada de las ayudas.

Esta cantidad se ajusta mucho a los 900 millones de ayudas directas calculadas inicialmente, y en todo caso, el criterio de distribución pactado con el Gobierno central es el que más aportación ha supuesto para las Islas Baleares, puesto que es la comunidad la economía de la cual ha sufrido más los efectos de la pandemia en términos de PIB, turísticos y laborales.

El RD-L 5/2021 establece que el reparto de los 2.000 millones entre las comunidades autónomas de Baleares y Canarias se fundamentará en la caída de la afiliación limpia de ERTO. En este sentido, hay que tener en cuenta que el grado de trabajadores turísticos vía ERTO fue superior en Canarias que en Baleares, incluso teniendo en cuenta la inclusión que en Baleares supuso la inclusión de los trabajadores fijos discontinuos.