vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4618816

De Concha presenta un plan de regadíos con más de 12 millones para hacer más productivo y sostenible el sector primario a la isla de Ibiza

La consejera de Agricultura, Pesca y Alimentación, Mae de Concha, y el director general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Fernando Fernández, han presentado hoy en Ibiza el plan de consolidación y modernización de regadíos para el aprovechamiento de aguas regeneradas, que tiene como objetivo mejorar la gestión del ciclo del agua y la sostenibilidad de los recursos hídricos. Un plan que, en el caso de la isla de Ibiza, supondrá una inversión de 12’6 millones de euros y alcanzará casi 1.400 hectáreas entre los municipios de Ibiza, Santa Eulària del Río, Sant Antoni de Portamany y San Juan de Labritja. La consejera ha añadido que tiene previsto que el presupuesto incluya 8 millones de euros más para cubrir las balsas con placas fotovoltaicas y «hacerlas así más sostenibles tambè energéticamente»

Este plan, que ya ha sido declarado por el Ministerio como de Interés General y que cuenta en su mayoría con fondos europeos ‘Next Generation’, tiene previsto poner en marcha en Ibiza la balsa de riego en Santa Eulària del Río y hacer las interconexiones de agua de riego en la sortija de los municipios de Ibiza, Sant Antoni de Portamany y San Juan de Labritja. «Es un proyecto que hará más sostenible al sector ante la escasez de agua y el cambio climático. Además, lo hará más eficiente, productivo y viable económicamente y puede hacer que se duplique la producción agrícola en Ibiza y subirá las rentas agrarias, siendo así más atractivo para los jóvenes». Hay que recordar que entre 2014 y 2020, el 38% de las incorporaciones de jóvenes al sector agrario se han producido en Ibiza y con este plan se prevé que se incorporen más.  

A la presentación, que ha tenido lugar en el Consejo de Ibiza y a la que han asistido el director insular de Agricultura, Jordi Marí, representantes de los ayuntamientos implicados y de las cooperativas agrarias de la isla, la consejera de Agricultura ha explicado que el proyecto aprovecha infraestructuras que ya eran a la isla de Ibiza, «pero que no se utilizaban porque no funcionaban o estaban paralizadas».  

Las obras, que constan de tres fases que se iniciarán ya al mes de abril y tienen un plan de ejecución hasta el 2026, empezarán por la balsa de Santa Eulària. «Se pondrá a punto la infraestructura porque el mes de octubre podamos empezar a regar ya unas 235 hectáreas», ha explicado Fernando Fernández. La primera fase también ampliará las zonas de regadíos de Cala Llonga y de San Juan de Portmany. «Es una primera parte muy importante porque veremos como va tomando cuerpo el aprovechamiento de regadíos con aguas regeneradas». 

En la segunda fase se contruirà la nueva balsa de regulación de Sant Antoni y se procederá a la ampliación de las zonas de regadíos de este municipio y de Santo Rafael y en la tercera se interconecctaran las dos balsas con la Estaciò de depuración de aguas regeneradas (EDAR) de Evissa. En definitiva, «se trata de una inversión que supondrá disminuir mucho la presión de los acuíferos, sobreexplotats por la presión humana, y también evitará la intrusión de agua marina en los acuíferos», ha subrayado Fernández. 

Este plan de optimización de los recursos hídricos a partir del aprovechamiento de las aguas regeneradas beneficiará máxime en Ibiza a los cultivos de patata, melón y sandía, que suponen un 12% del total a la isla. También a las viñas, que se nutren de agua subterránea y necesitaban apoyo, y a los cultivos de frutos secos, que ahora son de secano y suponen casi el 7% del total.

Además, se prevé que este proyecto permita que los cultivos tanto de almendros como de garrofers sea el 25% del total de la superficie agraria útil en cinco años.