vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4465181

Las consejerías de Medio Ambiente y Territorio y Movilidad y Vivienda acuerdan que Puertos IB gestione los campos de boyas sobre posidonia

El consejero de Movilidad y Vivienda, Marc Pons, y el consejero de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, han anunciado hoy que, con el objetivo de mejorar la gestión, la eficiencia y el control de las instalaciones de los parques de boyas de bajo impacto, el ente público Puertos de las Illes Balears, dada su capacidad logística y técnica, asumirá la gestión de las 23 zonas de campos de boyas regulados que determina el Decreto 25/2018, de 27 de julio, sobre la conservación de la Posidonia oceanica en las Illes Baleares.

 

El consejero Miquel Mir ha destacado que “el acuerdo que hoy presentamos es un paso más para poder desplegar en su totalidad el Decreto posidonia. Solo a través de la colaboración institucional es posible garantizar la conservación de esta fanerógama marina, y desarrollar estos campos de boyas en puntos estratégicos es un gran ejemplo”.

Por su parte, el consejero Marc Pons ha resaltado “la importancia de hacer compatible la preservación con la actividad náutica mediante una gestión que garantice este equilibrio”. Pons ha indicado que Puertos IB tiene ya experiencia en la gestión de los puertos, de los amarres, de los varaderos y que ahora asumirá la de los campos de boyas ecológicas con una gestión eficiente y respetuosa.

Este Decreto tiene por objeto garantizar la conservación de la Posidonia oceanica y las comunidades biológicas de las que forma parte, mediante la regulación de aquellos usos y actividades que puedan afectar a la especie y su hábitat. El Decreto también fomenta la promoción de acciones que contribuyan de manera activa al mantenimiento y la conservación de la Posidonia oceánica.

El Decreto realiza una clasificación de las praderas de posidonia en dos tipos: zonas de alto valor (en estas declara que está prohibido el fondeo) y zonas por regular (en estas propone establecer campos de fondeo de bajo impacto).

El Decreto indica cómo se realizará la instalación de campos de boyas en las praderas por regular (praderas donde se pueden poner campos de boyas ecológicas que cumplan determinados requisitos) y especifica que el gestor de los nuevos campos de boyas tendrá que ser una administración pública y que deberáprevalecer el criterio de interés de servicio público y de conservación de la especie sobre el económico.

Para posibilitar que sea Puertos IB quién asuma los proyectos y la gestión de los campos de boyas regulados se ha realizado una modificación de la Ley 10/2005, de 21 de junio, de Puertos de las Illes Balears, mediante la Ley 2/2020, de 15 de octubre, de medidas urgentes y extraordinarias para el impulso de la actividad económica y la simplificación administrativa en el ámbito de las administraciones públicas de las Illes Balears para paliar a los efectos de la crisis ocasionada por la COVID-19.

Con esta normativa se añade a las capacidades de Puertos IB la de elaborar y aprobar proyectos, así como también la instalación, ejecución, gestión, mantenimiento y explotación de los campos de boyas previstos en la normativa autonómica sobre la conservación de la Posidonia ocenica.

Hay que recordar que actualmente ya están regulados los campos de boyas en Ses Salines, S’Espalmador, Cala Blava, Es Caló de s’Oli, Fornells, S’Illa d’en Colom y Sant Elm. Estos campos son gestionados ahora por la Consejería de Medio Ambiente y Territorio mediante contratos externos.

De las 23 áreas por regular determinadas por el Decreto de Posidonia, Puertos IB empezará con los proyectos y la gestión de cinco zonas, para asumir después las zonas que actualmente gestiona la Consejería de Medio Ambiente y Territorio a través de contratos de externalización del servicio, una vez finalicen en 2021 los contratos actuales. Progresivamente, Puertos IB irá desarrollando los proyectos del resto de zonas con el objetivo de acabar gestionándolas todas.

Las cinco primeras zonas respecto de las que Puertos IB asumie la redacción del proyecto y la gestión han sido determinadas por la Consejería de Medio Ambiente y Territorio por ser áreas de máxima afluencia y, por lo tanto, de alta prioridad. Son las siguientes:

— S’Illa de l'Aire (Menorca)

— Sa Foradada (Mallorca)

— Es Caló, Artà (Mallorca)

— Cala d’Hort (Eivissa)

— Cala Vedella (Eivissa)

 

Los pasos, ya iniciados, son los siguientes:

1. Redactar un proyecto de definición del número de fondeos para cada una de las zonas, determinando la localización y la delimitación del campo de boyas así como el número y la distribución de boyas y las dimensiones de las embarcaciones que cabrían.

2. Solicitar a Demarcación de Costas en Illes Balears la adscripción de la zona a la Comunidad Autónoma de las Illes Balears.

3. Llevar a cabo la tramitación ambiental de los proyectos.

4. Una vez recibido el informe ambiental favorable y la autorización de Demarcación de Costas en Illes Balears, Puertos IB instalará los cinco campos de boyas y empezará su explotación.

El objetivo es que puedan estar ya operativos el próximo verano.

 

Para llevar a cabo este trabajo será muy útil para Puertos IB la tarea realizada en el marco de la redacción del Plan General de Puertos de las Illes Balears, con la ejecución del estudio sobre la capacidad de carga del litoral balear elaborado por el Sistema de Observación y Predicción Costero de las Illes Balears (SOCIB) con el objetivo de estimar la capacidad náutica de las embarcaciones de recreo en las zonas de fondeo de las Illes Balears. Este estudio ha identificado 343 zonas de fondeo, 39 reguladas (entre ellas las 7 que ya gestiona la Consejería de Medio ambiente y Territorio) y 250 no reguladas.

Ahora bien, el estudio sobre capacidad de carga es un ejercicio teórico sobre el número de fondeos que cabrían en un espacio, pero el proyecto de campo de boyas en zonas con posidonia no se puede fundamentar únicamente en esta ocupación de espacio en el mar, sino que se tiene que valorar también el impacto paisajístico y medioambiental a la hora de decidir el número de fondeos que podrá haber en cada una de estas zonas, su ordenación y características.