vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4454206

Finalizan las tareas de excavación para localizar una posible fosa en el cementerio de Valldemossa

No se ha encontrado la fosa donde fue enterrado Andreu Sastre Ferragut, pero se han localizado 18 huesos o fragmentos desarticulados y no se descarta que algunos de ellos puedan ser compatibles con la víctima. Estos se podrían analizar genéticamente si se consigue localizar algún familiar.

El equipo técnico de la empresa ATICS, encargada de ejecutar el segundo Plan de Fosas del Gobierno de las Islas Baleares, ha finalizado este fin de semana las tareas de excavación para localizar una posible fosa en el cementerio de Valldemossa con los restos de un hombre, Andreu Sastre Ferragut, que fue asesinado la madrugada del 14 de agosto de 1936.

El proyecto de intervención, aprobado por la Comisión Técnica de desaparecidos y fosas de las Islas Baleares, ha consistido en realizar dos sondeos en el ángulo occidental del cementerio, situado al fondo a la izquierda, entrando por la puerta principal. Un espacio que parecía no haber registrado ningún tipo de intervención o reforma conocida, a pesar de los numerosos cambios que ha experimentado la parte vieja del cementerio durante los últimos años.

Restos desarticulados sin fosa

El primer sondeo se ha realizado justo al lado del ángulo suroeste del cementerio, en un espacio de 2 m de ancho por 2,60 m de largo, con una profundidad de un metro. Se ha podido documentar que, más allá de los 50 cm de profundidad, la tierra y el sedimento existente en esta zona no ha sido nunca removido ni alterado. Por este motivo, se puede afirmar que en esta zona no hay ningún indicio de la fosa excavada en 1936.

El segundo sondeo se ha realizado justo al lado de la pared sur del cementerio, donde las fuentes orales indicaban que estaba enterrado Andreu Sastre. Se han excavado más de 3 metros de largo paralelos al muro de cierre, con una anchura de unos 2,5 m y hasta una profundidad de 1,60 m. Del mismo modo que ocurría en el anterior sondeo, las tierras existentes en este espacio se incorporaron durante la construcción inicial del cementerio en el siglo XIX. El terreno no se ha removido posteriormente, con lo cual se puede descartar cualquier indicio de la fosa para inhumar la víctima que se está buscando.

Durante la intervención se han excavado más de 17 metros cúbicos de tierra y sólo se han localizado unos pocos restos óseos humanos desarticulados, a nivel muy superficial, justo en los primeros 50 cm de tierras removidas. Los restos corresponden a 18 huesos o fragmentos de los mismos, que pertenecen a las partes óseas de dimensiones más reducidas del esqueleto: fragmentos de costillas, metacarpianos, metatarsianos, falanges, clavícula y astrágalo. Estos huesos son compatibles con los restos de un número mínimo de dos individuos adultos, uno de los cuales presenta morfológicamente una constitución muy robusta.

Así pues, la intervención descarta que, en el lugar investigado y referido por los estudios y testimonios, haya ningún indicio arqueológico de remoción del terreno que se pueda vincular con una inhumación. Ahora bien, aunque la fosa donde se enterró Andreu Sastre Ferragut no se ha localizado en este lugar, la presencia de unos pocos restos humanos desarticulados abren la posibilidad de que la fosa original estuviera en los entornos inmediatos y que quedara afectada por alguna de las reformas del cementerio.

A partir de estos resultados, el informe técnico de la empresa ATICS indica que no se puede excluir la posibilidad de que algunos de los restos óseos localizados puedan ser compatibles con los de la víctima, ya que se conoce la robustez de Andreu Sastre, gracias a la causa judicial 248/1936 aportada por la asociación Memòria de Mallorca. Por lo tanto, si se consigue localizar familiares de la víctima, se podría activar el protocolo de análisis genético para poderlo identificar.

Iniciada la búsqueda de familiares

Andreu Sastre Ferragut era tornero de profesión. Nació en Selva, tenía 47 años, estaba casado y tenía, al menos, una hija identificada. En el momento de la muerte vivía en la Plaza de Cort de Palma.

La Secretaría Autonómica de Memoria Democrática y Buen Gobierno ya ha iniciado el proceso de búsqueda de posibles familiares de la víctima. Cualquier persona interesada o que pueda aportar información se puede dirigir a la Dirección General de Memoria Democrática a través del teléfono 971177000, el correo electrónico memoria@sgapm.caib.es y la página web memoria.caib.es.

La intervención que hoy termina en el cementerio de Valldemossa se ha desarrollado entre los días 17 y 21 de noviembre por parte de un equipo formado por dos arqueólogos, un equipo de antropología física y forense con dos técnicas, el apoyo de un equipo de topografía y, al frente, el coordinador del Plan de Fosas 2019-2020, Cesc Busquets.