vuelve

Detalle de la noticia

El Govern clausura un establecimiento de Formentera por el incumplimiento reiterado de varias medidas anti COVID

El local había sido inspeccionado y se había advertido al propietario en otras ocasiones por incumplimientos de horarios, del uso de la mascarilla y de la falta de distanciamiento

Este viernes 9 de octubre, agentes de la Guardia Civil e inspectores de la Dirección General de Emergencias e Interior del Govern de les Illes Balears, han procedido al cierre cautelar de un establecimiento de restauración de Formentera. La clausura del local responde a los reiterados incumplimientos de la normativa sanitaria derivada de la pandemia del COVID-19.

En los últimos días, este establecimiento había sido inspeccionado y su propietario había sido advertido por el incumplimiento de varias medidas anti COVID por Policía Local, Guardia Civil e inspectores de la CAIB.

Hasta hoy, el local ya sumaba 7 actas por incumplimientos relacionados con horarios de cierre, carencia de distanciamiento social y no uso de mascarillas, entre otras.

Ante la omisión de estas advertencias, la reincidencia en los incumplimientos y la evidencia clara de riesgo de contagio entre personas, los agentes de la Guardia Civil y los inspectores de Emergencias e Interior han levantado una nueva acta decretando la suspensión de la actividad de este local.

Esta actuación se enmarca dentro de la campaña de inspecciones conjuntas para vigilar el cumplimiento de la normativa de prevención derivada de la pandemia de COVID-19. Los equipos integrados por inspectores de la Comunidad y de los consells insulars y por agentes de los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad (Policía Nacional, Guardia Civil y policías locales) ya han llevado a cabo 698 inspecciones de las cuales se han derivado 494 actas.

Hasta hoy, se ha decretado el cierre de cuatro establecimientos de las Islas por reiteración e incumplimientos graves, dos en Mallorca y dos en Formentera.

La resolución de los expedientes iniciados en estas actuaciones se regula en el Decreto Ley de régimen sancionador para los incumplimientos de las normas relativas al COVID-19, en vigor desde el viernes 10 de julio. Las sanciones pueden llegar a los 600.000 € cuando se produzcan infracciones muy graves.