vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4308744

Reactivación económica: El vicepresidente Yllanes participa en el Consejo Nacional del Clima para valorar el nuevo plan climático para la próxima década

El vicepresidente y conseller de Transición Energética y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes, y el director general de Energía y Cambio Climático, Aitor Urresti, han participado hoy en la reunión telemática del Consejo Nacional del Clima, donde se ha presentado el borrador del nuevo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030 (PNACC) que ha elaborado el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO).

El nuevo plan supone la hoja de ruta de los próximos diez años para asegurar la adaptación y resiliencia del país ante el calentamiento global y mitigar sus impactos. Se trata de una herramienta para la planificación climática durante el periodo 2021-2030, coordinada desde una perspectiva transversal, multilateral y respetando las competencias que correspondan a las distintas Administraciones Públicas.

En referencia al borrador del plan del Ministerio, que está abierto a todos los comentarios y aportaciones que se hagan desde las diferentes administraciones, el vicepresidente Yllanes ha defendido la necesidad de agilizar acciones concretas en Baleares para poder hacer frente al cambio climático. Según dijo, "las Islas constituyen la zona cero del cambio climático, ya que su limitación territorial las hace especialmente vulnerables".

Este nuevo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, que representa la segunda versión del aprobado en 2006, incluye novedades como la definición de un sistema de 27 indicadores de impactos y adaptación y la elaboración de forma periódica de informes para adelantarse a los riesgos climáticos. Entre estos indicadores, se contemplan los que causen impacto en la salud o los de daños económicos ocasionados por tormentas costeras, entre otros. El documento también destaca como vinculados al clima, la agricultura, el turismo, el transporte, el bienestar social, la biodiversidad, la salud y la vivienda.

En España, según el documento, el impacto del cambio climático es cada vez más evidente, con una temperatura media que ha subido alrededor de 1,7 grados desde la época preindustrial, y unos veranos que se han alargado cinco semanas respecto al inicio de la década de los ochenta. Además, las zonas con clima semiárido han aumentado más de 30.000 kilómetros cuadrados en veinte años.