vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4297524

Empiezan las tareas de exhumación de la fosa de Son Coletes

Los trabajos se han iniciado en la jardinera central del actual cementerio, donde se espera encontrar restos de las zanjas donde fueron enterradas las víctimas de la represión franquista.

Este martes, 14 de julio, la empresa ATICS ha iniciado las tareas para localizar los restos de las fosas de la represión franquista al antiguo cementerio de Son Coletes, en Manacor. Una intervención que forma parte del segundo Plan de Fosas del Govern de les Illes Balears y que está previsto que se alargue hasta el 9 de agosto. 

Después de una retirada previa de la vegetación, esta mañana ha empezado a trabajar la máquina excavadora facilitada por el Ayuntamiento de Manacor. Los trabajos se han iniciado en la llamada zona 1, que corresponde a la jardinera central del actual cementerio. Un lugar donde se espera localizar posibles restos de una cruz que había en el antiguo cementerio de Son Coletes, a partir de la cual, según las informaciones disponibles, en 1936 se habrían enterrado a las víctimas en zanjas, partiendo desde el centro de la mencionada cruz, en línea recta y de una forma radial. 

«Partimos de un montón de incertidumbres, con mucha prudencia pero también con la esperanza de localizar algunas de las centenares de víctimas que se enterraron en Son Coletes», ha explicado el secretario autonómico de Memoria Democrática, Jesús Jurado, «porque, al fin y al cabo, se trata de derechos humanos. Estamos hablando de los derechos de las personas que fueron asesinadas hace 80 años y de los derechos de sus familias. Actuaremos mientras haya alguna posibilidad y las últimas investigaciones nos han abierto nuevas vías». 

Propuesta de intervención

En mayo de 2019, la Sociedad de Ciencias Aranzadi realizaba un estudio de viabilidad del cementerio de Son Coletes, durante el cual encontraba restos de víctimas de la peste bubónica del año 1820. Un primer indicio del antiguo cementerio, que se había utilizado durante la Guerra Civil para enterrar a las víctimas de la represión franquista.   

El Proyecto de intervención en el cementerio de Son Coletes, presentado por ATICS a la Comisión técnica de desaparecidos y fosas de las Illes Balears, suma a estos indicios el estudio de una fotografía aérea realizada por la aviación de los Estados Unidos entre los años 1942-1945, facilitada por el Dr. Cels Garcia del Departamento de Geografía de la UIB. Un material que ha permitido determinar que, pocos años después de los numerosos asesinatos de 1936, el antiguo cementerio de Son Coletes presentaba una planta completamente cuadrada de 3.600 m2

En el centro de este espacio había una cruz de hierro, que el ayuntamiento de Manacor había colocado en 1922 para indicar qué tipo de terreno era aquel un lugar de enterramiento―, puesto que se había convertido en un espacio donde pacía el rebaño. Según explica el historiador Antoni Tugores en el Mapa de las fosas comunes de Mallorca, las víctimas asesinadas y enterradas en Son Coletes durante la Guerra Civil «...desde el principio se siguió la norma de ir abriendo gavetas, partiendo del centro donde años atrás se había instalado la cruz, en línea recta y de forma radial. De forma que había zanjas que partían del centro en todas las direcciones...». 

A partir de aquí, el equipo de ATICS ha establecido 3 zonas para excavar el subsuelo del cementerio de Son Coletes y poder establecer los límites de los enterramientos de las persones represaliadas. Zonas donde se intuyen alteraciones del terreno a partir del estudio exhaustivo de la fotografía aérea antes mencionada, a la que se han aplicado técnicas de fotointerpretación y georeferenciación. 

Las tareas de exhumación, que se han iniciado hoy, se están desarrollando bajo la coordinación de un equipo técnico formato por tres arqueólogos y una antropóloga. Después de la zona 1, la propuesta de intervención en Son Coletes sigue por la llamada zona 2, que consta de dos aperturas en la zona norte de la jardinera, aprovechando los pasillos existentes junto a las tumbas subterráneas. Finalmente, el plan de actuación prevé actuar en la llamada zona 3, que corresponde al área sur de esta jardinera.

El cementerio de Son Coletes

Son Coletes fue creado en 1820 como cementerio de las víctimas de la peste bubónica y fue utilizado durante la Guerra Civil como gran fosa para las ejecuciones indiscriminadas de disidentes y prisioneros. Es, de hecho, uno de los lugares de mayor represión franquista de la isla de Mallorca. A día de hoy, no se conoce con exactitud la cuantía del número de víctimas que se enterraron allí.

Según indica el historiador Antoni Tugores en el Mapa de las fosas comunes de Mallorca, a partir del 17 de agosto de 1936, en Manacor, los organismos sublevados iniciaron una represión sistemática y ejecuciones en el cementerio municipal del Pla de Son Mas. A partir del 24 de agosto, estas ejecuciones y enterramientos fueron trasladados a Son Coletes para poder disponer de un espacio alejado del casco urbano. Entre finales de agosto y septiembre de 1936 Son Coletes fue escenario de grandes ejecuciones, no sólo de víctimas manacorines o mallorquinas, sino que “quizás el número más importante de víctimas enterradas en aquel lugar se deba a las capturas de prisioneros de las tropas de Bayo”, indica Tugores. Entre estas víctimas se podrían encontrar las cinco enfermeras voluntarias de la Cruz Roja: Daria y Mercedes Buxadé, Maria Garcia, Teresa y la autora del “Diario de una miliciana”, asesinadas en septiembre de 1936. 

Después de la represión franquista, Son Coletes fue abandonado hasta que la saturación del cementerio municipal del Pla de Son Mas provocó que el Ayuntamiento de Manacor iniciase, en la segunda mitad de la década de 1950, una serie de reformas y ampliaciones, con la consiguiente remoción del terreno, que le ha dado su aspecto actual.